Presas de El Zapotillo y El Purgatorio reportan retraso

La falta de recursos económicos y los problemas legales mantienen atorados los dos proyectos de abasto de agua para la metrópoli

Por elinformador

No hay avances sustanciales en los dos proyectos de alto calado para garantizar la viabilidad hídrica del Área Metropolitana de Guadalajara: las Presas El Zapotillo y la derivadora El Purgatorio.
El IV Informe de Actividades del gobernador Aristóteles Sandoval sólo menciona tres veces la represa que se encuentra en pausa desde hace tres años en el municipio alteño de Cañadas de Obregón, y dos veces a El Purgatorio.

Sobre la primera, insiste en los “espacios de diálogo” que abrió con la comunidad que habita las zonas que serán inundadas al comenzar a llenar el embalse.

“Con distintos actores de la sociedad civil, entidades gubernamentales y no gubernamentales con la finalidad de facilitar la retroalimentación y promover acuerdos estables a corto, mediano y largo plazo”.

Respecto a El Purgatorio, sólo se menciona que ya “terminaron las ingenierías básicas” para que este año arranque la segunda fase, que ya incluye el sistema de bombeo desde el Río Verde a las plantas potabilizadoras.

El Gobierno del Estado entregó apenas 25 millones de pesos al proyecto durante el año 2016, aunque “para cubrir los siete mil 104 millones (…) se tiene la autorización del Comité Técnico del Fondo Nacional de Infraestructura de tres mil 087 millones a fondo perdido, equivalente al 49% del total a invertir”.

Mientras, el crecimiento de Guadalajara sigue siendo resuelto con agua subterránea y el Lago de Chapala. El informe destaca que el año pasado concluyó la perforación, rehabilitación, equipamiento e interconexión de los últimos nueve -de 38- pozos, que permiten mil 339 litros por segundo adicionales, y que “benefician a 580 mil habitantes”.

El Estado pagó 63.6 millones de pesos por estas adecuaciones, en tanto que el Gobierno federal triplicó esa cifra.

Por lo demás, el informe presume la conclusión de gestiones para “obtener el título de asignación de aguas nacionales de la cuenca del Río Verde por 5.6 metros cúbicos por segundo para el Área Metropolitana de Guadalajara (AMG).

Las únicas obras en proceso para aprovechar esa cantidad son, precisamente, El Zapotillo y El Purgatorio.

 

Poco qué presumir en temas de agua

En Jalisco no hay muchos logros que se puedan destacar en materia hídrica, indica Guillermo Márquez, del Observatorio del Agua.

“Hay mucha tibieza e indecisión en adoptar una postura puntual y enérgica, lo que hemos encontrado es mucho titubeo. Todos estamos pendientes de El Zapotillo, que lejos de ser un buen proyecto, es pésimo”.

Los problemas renales que hay en poblaciones como Agua Caliente, por el agua que se consume ahí, debe ser la prioridad de las autoridades.

También debe haber un cambio de perfiles en los ingenieros hídricos que imponen el modelo “de oferta”.

“Debe verse por la soberanía hídrica, que está comprometida con Guanajuato por el trasvase (de agua entre León y Los Altos de Jalisco)”.

 

Contenido relacionado:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo