Fracasa la aplicación de la ley anti tabaco

En vigor desde 2013, la Ley de Protección contra la Exposición al Humo de Tabaco es “letra muerta”; autoridades no cuentan con personal suficiente para vigilar su cumplimiento y en establecimientos hay ignorancia sobre su aplicación

Por Héctor Escamilla

Hace dos meses Daniel acudió a un restaurante de cortes argentinos, la Res Pública, en la calle Vidrio y Marsella. Tenía unos minutos de haber recibido su platillo cuando una joven en la mesa contigua sacó un cigarro y comenzó a fumarlo.

El humo asqueó a Daniel. De inmediato solicitó a la mesera que interviniera y pidiera a la comensal dejar el cigarro porque era un área donde no se podía fumar. La mesera contestó era una “terraza” y no estaba en sus manos. Daniel insistió que no era una terraza porque estaba techado.

Ante la apatía de la mesera, Daniel optó por encarar a la fumadora y le comentó lo molesto que era el humo de cigarro. La mujer y sus cuatro acompañantes increparon al quejoso y le dijeron que se trataba de un “espacio abierto” y que le hiciera como quisiera, no apagaría el cigarro.

“Era caso perdido, me levanté, pedí la cuenta, dejé dinero y me fui. Estaba tan enojado que ni me fijé si pagué completa la comida. Fue muy molesto, pero me da más coraje con la gente del restaurante no hizo nada y por el contrario protegieron a su cliente… lo peor del caso ¿y la ley?”, explica Daniel.

En efecto, la ley estaba de su lado pero es letra muerta. En el caso de Daniel, el Reglamento de la Ley de Protección contra la Exposición al Humo de Tabaco, artículo 2, señala que en efecto la mujer no debía fumar por tratarse de “un espacio físico cerrado con acceso al público”; es decir, el establecimiento no puede considerarse como una terraza y al contar con techo y dos muros que lo delimitan no entra en la categoría de espacio abierto. Fumar en ese lugar debería estar prohibido.

Igual al caso de Daniel, miles de establecimientos incumplen las normas sobre consumo de tabaco en detrimento de las personas que no fuman.

Ley que nació muerta
Fracasa Ley Anti tabaco en Jalisco Al día mueren en Jalisco de 11 a 13 personas por males derivados del tabaquismo. / FOTO: Cuartoscuro

En vigor desde 2013, la Ley de Protección contra la Exposición al Humo de Tabaco fue exhibida como un hito en materia de salud. La legislación generó polémica, principalmente en el sector de bares y restaurantes ya que establecía criterios estrictos para inhibir el consumo de tabaco.

La norma incluso demoró en aplicarse, ya que se emitieron dos periodos de gracia para permitir a establecimientos adecuar sus instalaciones y apegarse a los nuevos requisitos. La autoridad estatal, apo-yada por los ayuntamientos, se dijo lista para aplicar la legislación, pero al parecer sólo fue una moda pasajera.

La legislación autoriza amonestar y multar aquellos negocios donde se permita fumar en espacios cerrados o no acondicionados. Incluso va más allá, pues faculta infraccionar a particulares que fumen en espacios libres de humo y usar la fuerza pública si hay negativa.

Sin embargo, a cuatro años de distancia, la norma simplemente no se aplica, en buena medida porque hacen falta inspectores que ayuden a la vigilancia y porque los dueños de negocios interpretan las normas según su entender.

Olvidan sanciones para los infractores

Aunque la ley señala que autoridades estatales y municipales son copartícipes en vigilar y sancionar a particulares y establecimientos que incumplan con las normas antitabaco, las dependencias no han acatado por completo su responsabilidad.

Según datos obtenidos por solicitudes de transparencia, en 2014, el primer año de la legislación, hubo un boom en amonestaciones por parte de autoridades a infractores, pero con el paso del tiempo han pasado por alto su aplicación.

Secretaría de Salud, deficiente

La Secretaría de Salud ha emitido 48 amonestaciones a negocios por violar las leyes antitabaco y cinco establecimientos han recibido sanciones económicas. De las amonestaciones, 27 fueron en el año 2013 (cuando se aprobó la ley federal) y de ahí han disminuido: tres en 2014, 10 en 2015 y ocho en 2016. En total, el monto de las cinco multas emitidas asciende a 22 mil 416 pesos.

La dependencia destaca que hasta el momento sólo se ha amonestado a establecimientos, pero ninguna para clientes o comensales.

 

62 amonestaciones a negocios aplicó el Ayuntamiento de Guadalajara por violar la ley antitabaco entre enero y septiembre de 2014; fueron las únicas… desde entonces no han vuelto a amonestar a ningún comercio.

4 negocios sancionados por el ayuntamiento de Zapopan por violar la ley antitabaco. Tres en 2014 y la más reciente ocurrió en mayo de 2016.

2 las únicas sanciones a negocios que ha emitido el ayuntamiento de San Pedro Tlaquepaque desde que entró en vigor la Ley de Protección contra la Exposición al Humo de Tabaco. Ambas en 2014.

Necesario modificar la ley actual sobre el tabaco

Eduardo del Castillo Valadez, director nacional de la organización Códice y promotor de la Ley Antitabaco en Jalisco y otros estados

¿El problema es la ley?

– “En el caso de Jalisco es una ley ambigua y fue el reglamento el que permite se pueda fumar en interiores, siempre y cuando existan las condiciones adecuadas en el interior. Prácticamente es una misión imposible crear condiciones internas para fumar. La infraestructura que se pide complica la situación. Nos hemos entrevistado también con la gente de Salud y nos damos cuenta que hay pocos verificadores para que la ley se aplique, tienen horarios y generalmente sus horarios se cortan antes que llegue la noche, cuando hay mayor incumplimiento de la ley”.

“Toda esta confusión que se crea con ambigüedades legislativas debe subsanarse con una ley muy clara que diga: espacios 100% libres de humo de tabaco son todos aquellos espacios que estén cerrados. Lo hemos logrado en otras entidades”.

¿Cuáles son los focos rojos?

– “Hay un avance en el cumplimiento y mucha gente ya no fuma dentro de restaurantes. En realidad las últimas trincheras que tenemos son los restaurante-bar y bares, los llamados antros y casinos. Ahí es donde se relaja más la vigilancia. Hay muchas personas que se salen de los espacios cerrados para fumar y se van a terrazas simuladas, que es una modalidad no tan riesgosa como el espacio cerrado, pero no es totalmente abierta como lo precisa la ley”.

“Sí hay más conciencia, pero hay aún reductos, empresarios que están en favor que se fume porque dicen que así mantienen la clientela, lo cual no es cierto… no se pierde la clientela, hay un desajuste que luego se regulariza”.

¿Entonces es importante modificar la ley?

– “En Jalisco mueren entre 11 y 13 personas diariamente por efectos atribuibles al tabaquismo y además de la iniciativa que hemos impulsado a nivel estatal, del reglamento de espacios 100% libres de humo de tabaco, se trabaja con los municipios de Guadalajara, Zapopan y Tlaquepaque para promover estos espacios”.

“Tenemos ya 11 entidades que son 100% libres de humo de tabaco. Tan se puede cambiar la legislación para mejorarla que ya lo hicimos en estados que aglutinan a 48 millones de personas. Jalisco es el único de los cinco estados más importantes de México donde no se ha aprobado una legislación 100% libre de humo de tabaco”.

“Tenemos trincheras donde aún se fuma, pero los fumadores ya no lo hacen tan a gusto como en el pasado. Se dan cuenta que lo que hacen es perjudicar el aire que respiramos todos… se dan cuenta que deben fumar en espacios abiertos”.

Obligaciones difíciles de cumplir

Una de las principales críticas de empresarios restauranteros y dueños de bares a la ley y su reglamento eran los muchos requisitos que se exigían (y lo costoso que eran):

  • En todos los accesos a los espacios 100% libres de humo de tabaco, los propietario deberán colocar un letrero que contenga la leyenda: “Apaga tu cigarro o cualquier producto de tabaco antes de entrar”, además del número telefónico para presentar quejas y denuncias.
  • Las zonas exclusivamente para fumar deberían estar al aire libre o en espacios interiores aislados y no podrán ser pase obligado para las personas ni encontrarse en los accesos o salidas de los inmuebles. Además deberán estar físicamente separadas e incomunicadas de los espacios 100% libres de humo y deberán contar con puerta de cierre lateral, automático o manual no abatible.
  • En caso de que el empresario no tenga un espacio abierto para poner su zona de fumadores, podrá crear un espacio aislado que le resultaría costoso. Necesitaría un sistema de recambio de aire limpio, continuo y permanente; un esquema de filtración de aire fuera del edificio; un sistema de presión atmosférica negativa con el resto del establecimiento; un monitor que muestre la diferencia de presión y un sistema de puertas a presión que impidan la salida de humo al exterior.

Restauranteros afirman que sí se cumple con la legislación

Sergio Jaime Santos, titular de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), capítulo Jalisco, afirmó que el gremio restaurantero ha acatado las disposiciones legales sobre regulación del tabaco. El representante afirmó que son más los empresarios que cumplen con la normatividad estatal.

“Podemos percatarnos que hay áreas especiales para fumar y de hecho se reprodujeron las terrazas. No hemos dejado de atender esa solicitud de Salud. Sí, posiblemente algunos compañeros se han relajado pero hay inspecciones de parte de Secretaría de Salud; nos visitan y estamos atendiendo esa necesidad igual que muchos otros temas como el del ruido. Por supuesto que somos responsables los restauranteros y nos sumamos a esos proyectos de salud”.

El dirigente del gremio afirmó que hay un cumplimiento de los empresarios de 90% en la norma estatal antitabaco.

Sanciones según la ley estatal

  • A particulares:
    • Multa de uno a 50 Unidades de Medida y Actualización (UMA), a quienes fumen en zonas diferenciadas para la emisión de humo.
    • Multa de 20 hasta 100 UMA’s, a personas que fumen en espacios 100% libres de humo.
  • A dueños de negocios:
    • Multa de uno a 50 UMA, al responsable o poseedor de establecimientos mercantiles con zonas diferenciadas y de 50 a 150 UMA al responsable o poseedor de establecimientos con zonas 100% libres de humo de tabaco, sí incumplen lo siguiente:
      • I. No colocar la señalética correspondiente o está incompleta
      • II. No adecuar correctamente los espacios para fumadores.
      • III. Permitir que fumen en zonas prohibidas.
      • IV. No hacer, en su caso, la denuncia correspondiente de las personas que se encuentren fumando.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo