Surgen nuevos detalles del baile de observadores de la ONU con las FARC

Cuatro observadores de la ONU que debían de monitorear el desarme en Colombia fueron separados de su cargo por bailar con integrantes de las FARC

Por Miguel Velázquez
El polémico baile de las FARC con observadores de la ONU | Foto: Twitter
Surgen nuevos detalles del baile de observadores de la ONU con las FARC

La fiesta por el Fin de Año organizada en uno de los campamentos de las FARC sigue dando de qué hablar; esto, porque cuatro observadores de la ONU bailaron con guerrilleras, algo considerado un comportamiento impropio.

La Misión de la Organización de las Naciones Unidas aseguró en un comunicado que “tras concluidas las investigaciones sobre las circunstancias en las cuales observadores de la ONU participaron en el festejo del 31 de diciembre del 2016 en un punto de preagrupamiento temporal de las FARC. La Misión de la ONU en Colombia han tomado la decisión de separar de su servicio a tres observadores directos y su supervisor directo, presentes en la ocasión”.

Los nombres y nacionalidades de los cuatro observadores permanecieron en el anonimato; esto, como parte de una política de la ONU. Sin embargo, el gobierno de Portugal ordenó el regreso de uno de sus militares, quien bailó con una guerrillera.

En un comunicado, el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Portugal, Artur Pina Monteiro, ordenó el regreso al país del militar, esto como consecuencia de “los recientes acontecimientos de la misión de la ONU en Colombia”.

La reacción de Colombia ante este hecho

Para María Emma Mejía, embajadora de Colombia ante la ONU, este hecho desvirtúa la neutralidad de los miembros de la ONU ante este hecho.

“Este tipo de comportamiento desvirtúa el profesionalismo y la neutralidad que deben caracterizar, en todo momento, al equipo que hacer parte del Mecanismo Tripartito de Monitoreo y Verificación del Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo y Dejación de las Armas”, explicó la diplomática en una carta dirigida al secretario general adjunto para asuntos políticos de la ONU, Jeffrey Feltman.

Sin embargo; para los habitantes de Conejo, ubicado en La Guajira -donde ocurrió la fiesta- la reacción por el baile les parece “exagerada” y consideran “injustificado” el castigo para los diplomáticos de la ONU.

“Desde este territorio tan alegre y festivo nos duele que algunos medios estén juzgando a los miembros de la ONU por unirse a la alegría y el festejo; no solo por la llegada del año nuevo, sino por el fin de una larga guerra”, se lee en un comunicado emitido por la comunidad.

“Preferimos ver bailando a todos: soldados, policías, observadores y opositores y que llenen nuestros territorios de entusiasmo y y de fraternidad. Así es como acaban las guerras”; añadieron los habitantes, quienes prometen convocar a un “gran baile por la reconciliación”; de acuerdo a información del periódico local “Semana“.

Tras la aprobación de la Ley de Amnistía, los integrantes de las FARC se concentran en sitios aledaños. Tienen un plazo de máximo seis meses para dejar las armas y regresar a la vida civil.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo