Canadienses presionan para que se abandone acuerdo de “país seguro” con EU

El acuerdo entre Canadá y EU establece que un solicitante de refugio no puede hacerlo en un país proviniendo del otro por lo que el veto de Trump iría contra el mismo

Por Notimex

Desde las esferas política, universitaria y del área judicial de Canadá se ejerce presión a Ottawa para que abandone el acuerdo que tiene con Estados Unidos de “Tercer país seguro”, para poder apoyar a los solicitantes de refugio.

A iniciativa de estudiantes de la Universidad de McGill, en Montreal, un grupo de universitarios de 22 reconocidas escuelas de Leyes de Canadá, junto con unos 200 abogados, iniciaron una “maratónica investigación” para revelar elementos jurídicos por los que Canadá debiera suspender ese acuerdo con su vecino del sur.

La acción es en respuesta a la medida migratoria antimusulmana impuesta por el presidente estadunidense Donald Trump y suspendida temporalmente por una decisión de la Corte Federal.

El Acuerdo de Tercer País Seguro, firmado en 2004 entre Canadá y Estados Unidos, establece que un solicitante de refugio no puede hacerlo en un país proviniendo del otro, es decir que el refugiado debe tener la posibilidad de solicitar asilo en el primer país donde se asienta.

El veto musulmán impulsado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que suspende el programa de refugio por 120 días va en contra de ese acuerdo, afirmó el profesor asociado Constance Macintosh, quien está asesorando a los estudiantes en su investigación.

Thiago Buchert, estudiante de la Dalhousie's Schulich School of Law y quien nació en EU, dijo que el problema es que el sistema migratorio estadunidense “hace cosas que nunca serían aceptadas en Canadá”.

“El Acuerdo de Tercer País Seguro con Estados Unidos nunca se sometió a escrutinio de la Cámara de los Comunes ni se discutió en el Senado canadiense”, precisó Bashir Khan, un abogado de inmigración y refugio de Winnipeg.

Khan representa a dos solicitantes de refugio que llegaron por tierra de EUA a Canadá para solicitar asilo, pero que perdieron alguna extremidad de su cuerpo al quedar varados en el frío invierno. “Estos solicitantes recurrirán a medidas desesperadas para entrar a Canadá”, agregó.

Se prevé que cuando esta “maratónica investigación” termine, sea enviada al Consejo Canadiense de Refugiados, para su consideración.

Al respecto el gobierno canadiense ha adelantado que no planea suspender dicho acuerdo con Estados Unidos y que su política anual de refugiados se mantendrá en los 40 mil.

Por su parte, el líder del partido de centro-izquierda NDP, Tom Mulcair, quien se refiere a Trump como “un fascista”, exigió en la Cámara de los Comunes al primer ministro Justin Trudeau que se manifieste abiertamente en contra de la política antiinmigrante del mandatario estadunidense.

“Tenemos la obligación de hablar y manifestar que Canadá se opone al veto antimusulmán de Trump”, expresó Mulcair en una de las sesiones parlamentarias.

TAMBIÉN PUEDES LEER

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo