En EU avanzan movimientos anarquistas luego de elección de Trump

Los grupos anarquistas son los responsables de los actos de desorden público y violencia que se han vivido en los últimos días en EU

Por Notimex

Los movimientos anarquistas en Estados Unidos avanzan con más fuerza y visibilidad tras la elección de Donald Trump, cuyo gobierno ha desatado, dicen, una amenaza fascista que deber ser confrontada incluso con violencia.

Los grupos anarquistas, no todos los cuales coinciden en usar métodos violentos, saltaron a la escena pública en el país durante la misma ceremonia de toma de posesión de Trump -el pasado 20 de enero-, cuando más de 200 personas fueron arrestadas por agredir fachadas de establecimientos en Washington D.C.

Asimismo, el miércoles pasado, un grupo de manifestantes prendió fuego y rompió las ventanas de edificios en el campus de la Universidad de Berkeley, en California, a fin de evitar que Milo Yiannopoulos, editor del sitio de la ultraderecha Breibart, ofreciera una conferencia.

El evento con Yiannopoulos, autor de textos considerados racistas y misóginos, y cuya cuenta de Twitter fue suspendida por acosar a la actriz afroamericana Leslie Jones, fue finalmente cancelado luego de las protestas, que resultaron en cinco personas heridas.

Aunque estas protestas fueron en su amplia mayoría pacíficas, grupos de anarquistas fueron los responsables de los actos de desorden público y violencia en Berkeley y Washington D.C., de acuerdo con numerosos testimonios.

Un miembro de un grupo anarquista arrestado declaró de manera anónima al diario The New York Times que las disturbios durante las protestas cumplieron uno de sus objetivos: que las cadenas de televisión interrumpieran la transmisión de la toma de posesión con imágenes de la violencia.

Eric Laursen, un activista que ha ayudado a difundir las protestas contra Trump, rechazó que la actitud adecuada para confrontar a un provocador como Yiannopoulos fuera simplemente esperar que su discurso desapareciera del espectro público, porque eso no sucedería.

“¿Vamos a dejar que alguien como Milo vaya a donde quiera y difunda su odio”, cuestionó Laursen.

Otro ejemplo de tácticas violentas contra individuos que difunden discursos de odio, al menos bajo la óptica liberal, fue la agresión del 20 de enero contra Richard Spencer, el creador del término “alt-right”, que es un nuevo nombre para llamar a la supremacía blanca en Estados Unidos.

Spencer ha propuesto en sus escritos emprender una “pacífica limpieza étnica” en Estados Unidos y ha afirmado que la idea central de su movimiento es que las personas no fueron creadas iguales. Su extinta página web publicaba además textos con títulos como: “¿Es correcto el genocidio de negros?”.

Mientras ofrecía una entrevista en la calle a una televisora, Spencer fue golpeado por un anarquista, reconocible porque se visten de negro y se cubren la cabeza con las capuchas de sus sudaderas. El video del puñetazo recibido por Spencer se ha vuelto una fenómeno viral.

Muchos en la izquierda han condenado estos actos, pero muchas otras personas lo han visto como una respuesta adecuada a una amenaza real que puede causar perjuicios permanentes a la sociedad y contra las minorías.

Grupos como J20, que organizó protestas para bloquear el paso a simpatizantes de Trump a las celebraciones de la toma de posesión, aseguran que el número de personas que asisten ahora a sus reuniones se ha disparado desde las elecciones.

Otro grupo, @NYCAntifa, expresó en su cuenta de Twitter que en una semana han sumado más de mil seguidores, luego de haber operado durante años con un mínimo de atención pública.

La ofensiva es parte de un movimiento de “resistencia” contra el gobierno de Trump, que ha implicado numerosas protestas pacíficas, demandas legales contra las órdenes ejecutivas del presidente y presión a congresistas para que se opongan a los nominados y a las políticas del mandatario.

La posibilidad de que una ideología fascista se apodere del gobierno de Estados Unidos es real. El estratega en jefe de Trump y a quien el Times ha calificado como “presidente de facto”, Stephen Bannon, fue exdirector de Breibart, que es el escaparate por excelencia de las ideas de la alt-right.

Asimismo, el juez nominado para la Suprema Corte de Estados Unidos, Neil Gorsuch, fundó en la preparatoria un grupo llamado “Fascistas por siempre”, de acuerdo con fotos del anuario escolar publicado por el diario británico The Daily Mail.

TAMBIÉN PUEDES LEER

México y EU más que vecinos "somos familia": embajadora

LO MÁS VISTO EN PUBLIMETRO TV

Loading...
Revisa el siguiente artículo