Trump prepara un nuevo veto migratorio

El veto migratorio sigue causando polémica en Estados Unidos. El presidente Donald Trump está usando el argumento de la seguridad nacional para mantener sus intenciones de prohibir la entrada a personas de siete países, todos donde la principal religión es el Islam.

Por Felipe Herrera Aguirre

El viernes pasado Donald Trump, presidente de EEUU, anunció que tiene muchas opciones para saltarse el bloqueo judicial a su veto migratorio promulgado hace un par de semanas. Entre esas opciones, Trump está pensando en hacer un “completo nuevo decreto”.

El veto afecta directamente a los musulmanes provenientes de siete países. De acuerdo al gobierno de Estados Unidos, estos países están directamente relacionados con el terrorismo islámico. Pero los expertos han dicho que este veto parece más una censura religiosa.

Es por esto que dos cortes distritales de los estados de Washington y Minnesotta bloquearon el decreto. “Los poderes del presidente están más allá de los cuestionamientos”, dijo a varios medios locales Stephen Miller, asesor político de la Casa Blanca. “No tenemos supremacía judicial en este país”, aseguró, en relación a la decisión de los jueces distritales.

Por el momento, las personas musulmanas de Siria, Iraq, Somalía, Irán, Libia y Yemén podrán seguir entrando a Estados Unidos con las visas respectivas. Pero Trump está preparando un nuevo decreto para prohibírselos, “por un tema de seguridad nacional”.

El argumento de la seguridad nacional

“Hay muchos temas relacionados a la seguridad nacional. Si es que uno está preocupado por el terrorismo local, puede endurecer las condiciones a las personas para poder acceder a armas de fuego”, dice Jack Goldstone, sociólogo, cientista político y profesor de Políticas Públicas de la George Masson University.

“De todas formas, si el enfoque están en limitar la entrada de personas a Estados Unidos desde países con altos niveles de actividad terrorista, no se puede hacer mucho más. Ya en este momento hay fuertes restricciones para los refugiados y para las personas que quieren obtener una visa de trabajo, de estudio y otra”, agrega.

“No hay ‘entrada libre’ al país para las personas de esos países, a menos que ya sean residentes o tengan una visa aprobada”, explica Goldstone.

Otra forma de promulgar el veto sería excluyendo de este a aquellas personas que ya tienen residencia y que provienen de los países vetados. Así lo explica a Metro Ivan Eland, director del Centro para la Paz y la Libertad del Independent Institute.

Pero de todas formas, esto aún sería inconstitucional debido a que favorece a los cristianos y a otras religiones minoritarias de aquellos países.

Análisis

Ivan Eland, director del Centro para la Paz y la Libertad del Independent Institute, Estados Unidos

¿Cuáles nuevas medidas podría tomar Trump en pos de lo que él llama “mejorar la seguridad nacional”?

– Podría reescribir su veto a los refugiados y turistas para excluir de él a los residentes en Estados Unidos, aquellos que tienen “green card”. Las cortes podrían estar más permisivas con el veto si es que incluyera este cambio. Las cortes asumen que el presidente tiene plenos poderes constitucionales en inmigración. Y hay una ley que dice que el presidente puede excluir a cualquier extranjero de cualquier categoría. Aún así, probablemente las cortes sean muy indulgentes, porque no hay una especificación en la Constitución que le dé poderes al presidente en este sentido (dice que el Congreso hará leyes uniformes de nacionalización). Así, es posible que el Congreso viole la Constitución delegando demasiado poder en el presidente. Pero las cortes, probablemente y como siempre, pondrán poca atención en esta delegación impropia de autoridad congresional.

¿Cuáles podrían ser las consecuencias?

– Si es que una nueva orden ejecutiva elimina del veto a los poseedores de “green cards”, todavía podría ir contra la Constitución debido a que favorecería a ciertas religiones por sobre otras; a los cristianos y a otras minoritarias de los países vetados por sobre los musulmanes. En otras palabras, las cortes podrían leer el veto de Trump como un intento de imponer un veto inconstitucional exclusivamente contra los musulmanes.

¿Hay una forma legal que Trump pueda usar para conseguir lo que quiere en este sentido?

– Las cortes podrían decir, erróneamente, que el presidente tiene un gran poder en inmigración y está gobernando bajo este, específicamente si es que cualquier nueva orden ejecutiva no afecta a los poseedores de “green cards”, no está planteada como un veto a los musulmanes, y está mejor escrita como para no causar caos y la denegación de los procesos legales.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo