Aumenta la crisis política en Brasil: Temer envió militares para contener disturbios

Una ola de protestas aumentó la tensión política en Brasil, donde una serie de protestas derivó en la quema del Ministerio de Agricultura y el envío de militares

Por AP

Decenas de miles de manifestantes en Brasil exigieron el miércoles la renuncia del presidente Michel Temer, a quien la policía federal le pidió que realizara una declaración en una investigación de corrupción. La tensión se elevó a tal nivel que Temer autorizó el uso de militares para hacer frente a la manifestación, algo que no ocurría desde la dictadura militar.

La tarde del miércoles hubo enfrentamientos entre la policía y los manifestantes que se acercaban al Congreso. La policía lanzó gases lacrimógenos y pimienta, y algunos de los manifestantes voltearon sanitarios portátiles y generaron incendios para crear barricadas contra los agentes.

El ministro de Defensa de Brasil, Raul Jungmann, dijo que las fuerzas armadas protegerán el palacio presidencial y otros edificios federales de las protestas que se realizan en Brasilia.

La oficina de la presidencia dijo que al menos algunos ministerios estaban siendo evacuados el miércoles luego de choques entre manifestantes y la policía.

Los choques entre manifestantes y policías estallaron cuando las protestas se acercaban a la sede del Congreso. La policía disparó gas lacrimógeno y gas pimienta, y algunos manifestantes voltearon inodoros portátiles y prendieron fogatas.

¿Qué está pasando en Brasil?

La Corte Suprema de Brasil investiga a Temer por obstrucción de la justicia y corrupción pasiva.

Temer está batallando para mantenerse en el poder luego de revelarse una grabación de audio en la que al parecer se le escucha dando su visto bueno a un soborno para un ex legislador encarcelado. El Supremo Tribunal Federal de Brasil le investiga por obstrucción de la justicia y corrupción pasiva. El mandatario ha resistido a los llamados a que presente su renuncia y dijo que disputará las acusaciones.

La policía federal le pidió a Temer que se presente a un interrogatorio, señaló el equipo legal del mandatario el miércoles por medio de un comunicado. Sus abogados indicaron que la solicitud es inapropiada debido a que la grabación, que Temer afirma que fue adulterada, sigue siendo analizada. Aseguran que dará su testimonio a un juez del Supremo Tribunal Federal o responderá por escrito a sus preguntas, pero se rehusó a ser interrogado por un investigador de la policía federal.

Incluso antes de que se presentara el más reciente escándalo, la popularidad de Temer era baja, en parte debido a la oposición a las reformas económicas que su gobierno impulsa en el Congreso. Muchos de sus aliados y asistentes se han visto involucrados en una investigación de corrupción que ha enviado a la cárcel a líderes empresariales y altos políticos.

El miércoles perdió a otro de sus asistentes. Sandro Mabel, quien era uno de los cuatro asesores especiales que han sido relacionados a las acusaciones de corrupción y han renunciado o han sido despedidos, publicó una carta de renuncia en la que dice que necesita pasar más tiempo con su familia.

Recorte a pensiones y reformas laborales de Temer, generan caos en Brasil

En Brasilia, miles de manifestantes marcharon hacia el Congreso para tratar de frenar una reforma al sistema de pensiones del país y a otras leyes laborales. Los sindicatos dicen que las reformas restarán derechos a los trabajadores y reducirán sus pensiones. Temer dice que esa y otras reformas son necesarias para sacar a la economía de su profunda recesión.

Pero los manifestantes estaban apuntando también al propio presidente, gritando “¡Fuera Temer!” y llevando carteles que demandan elecciones directas inmediatas.

Incluso si Temer renuncia, la Constitución dice que el Congreso tiene que elegir al próximo presidente, que estaría en el poder hasta el 2018. Pero muchos brasileños, hastiados de la clase política quieren elegirlo directamente.

La protesta de cerca de 35 mil personas fue pacífica inicialmente, pero los enfrentamientos entre los manifestantes y la policía comenzaron una vez que la marcha se acercó al Congreso. La policía antimotines, algunos sosteniendo escudos y otros a caballo, se alinearon cerca de la cámara. Los roces comenzaron cuando los manifestantes intentaron abrirse paso, de acuerdo con el Departamento de Seguridad de la capital. Las imágenes transmitidas por televisión muestran a agentes rociando gas lacrimógeno o pimienta sobre los manifestantes.

Supuesta grabación pone a Michel Temer contra las cuerdas en Brasil

Loading...
Revisa el siguiente artículo