El ejército iraquí mueve fichas para evitar independencia kurda

A poco menos de un mes desde el referendum por la independencia de los kurdos de Iraq, el gobierno iraquí mueve piezas para evitar una separación. Irán, Turquía y Estados Unidos tampoco quieren una Kurdistán independiente, y temen un quiebre del equilibrio en la región. Metro investiga.

Por Felipe Herrera Aguirre
Getty
El ejército iraquí mueve fichas para evitar independencia kurda

Casi un mes después de que la región del Kurdistán iraquí llevara a cabo su controversial referendum por la independencia, el ejército de Iraq capturó instalaciones claves en las afueras de Kirkuk. La ciudad, ubicada entre Bagdad y Mosul, es una de las más importantes del Kurdistán iraquí.

De acuerdo a los resultados del referendum del 27 de septiembre, un 92 por ciento de los 3,3 millones de kurdos y no kurdos que votaron apoyaron la independencia. El primer ministro iraquí, Haider al-Abadi, llamó a los kurdos a mantener diálogo con Bagdad “dentro del marco de la Constitución”.

“Impondremos la ley iraquí en todos los distritos de la región con la fuerza de la Constitución”, aseguró Haider al-Abadi.

Abadi dijo, además, que la operación en Kirkuk era necesaria para “proteger la unidad del país, que está en peligro de partición” por el referendum.

Pero Iraq no es el único país preocupado por una posible secesión kurda. Irán y Turquía, que tienen sus propias regiones y comunidades kurdas, apoyan a Iraq en su intención de mantener el control del noreste. Todos temen un aumento del nacionalismo kurdo en sus territorios. Así lo explica a Metro Joseph Fitsanakis, experto en seguridad y política internacional de la Coastal Carolina University.

“Los tres países ven a un estado kurdo independiente como un centro potencial de apoyo a movimientos paramilitares en sus territorios. Esto podría hacer aumentar las ya altas tensiones religiosas y étnicas en una zona volátil. Para Turquía en particular, el establecimiento de un Kurdistán independiente en el noreste de Iraq es visto como una amenaza existencial. Es casi seguro que intervendrían de forma militar”, explica Fitsanakis.

Los combatientes kurdos Peshmerga tomaron el control de Kirkuk, ubicada en una región multicultural reclamada por los kurdos y por el gobierno central iraquí. Esto, después de que los yihadistas del autodenominado Estado Islámico se movieran hacia el norte del país en 2014. Y cuando el ejército iraquí colapsó.

Los Peshmerga y los iraquíes lucharon en el mismo bando contra los terroristas. Ahora, con el Isis en retirada hacia Siria y Turquía, las antiguas alianzas se están disolviendo.

Soldados iraquíes hacen guardia a las manifestaciones kurdas el día del referendum por la independencia.

"Es muy poco probable que emerja un estado kurdo independiente"

Joseph Fitsanakis, experto en seguridad y política internacional de la Coastal Carolina University, EEUU.

Si es que los kurdos se las arreglan para independizarse, ¿qué podría significar?

– Los kurdos, que no son árabes, han estado luchando por su independencia de distintos “amos” por varias generaciones. Conforman una minoría sustancial en Turquía, una gran proporción de la población iraquí, y dominan la vida y la cultura al norte de Siria. Muchos de ellos también viven en Irán. Algunos creen que un Kurdistán independiente podría ser un enclave estable y pro occidente en una región muy volátil.

De todas formas, para cualquier país de Occidente que apoye la independencia kurda podría significar su enajenación con Turquía, que teme el auge del nacionalismo kurdo en su territorio. Turquía es un aliado clave de la Otan, y es la única nación predominante musulmana en la alianza. Tiene uno de los mayores ejércitos del mundo. Y también es un gran comprador de armas estadounidenses. Cualquier apoyo abierto de Washington a los kurdos podría llevar a un deterioro en las relaciones entre Ankara y Washington, y podría acercar a los turcos hacia la esfera de influencia rusa.

¿Cómo la participación de los Peshmerga kurdos contra el Isis podría legitimar sus intenciones?

– Los kurdos creen que tienen una oportunidad histórica de conseguir su autodeterminación y su independencia. Las relaciones de los turcos con Occidente han estado sufriendo crisis desde el intento de golpe de Estado de julio de 2016. Además, los kurdos de Iraq han sido aliados clave de Estados Unidos desde que estos invadieron el país en 2003. Finalmente, los kurdos sirios han sido útiles para derrotar al Isis en Iraq y Siria. Los líderes kurdos creen que ahora es el momento de buscar una retribución de Occidente.

¿Cuáles son los intereses de Turquía, Iraq y Estados Unidos?

– Estados Unidos tiene una relación esquizofrénica con los kurdos. Cooperan de forma cercana con ellos en Iraq y Siria, y al mismo tiempo califica de terroristas a los kurdos en Turquía (quienes son en esencia las mismas personas). Turquía e Iraq hacen las mismas distinciones. Ambos tratan de suprimir el sentimiento nacional kurdo en sus territorios, y al mismo tiempo apoyan a los grupos kurdos de otros países. Por ejemplo, Turquía ha violado sistemáticamente los derechos humanos de los kurdos en su territorio. Pero coopera con algunos grupos kurdos moderados en Iraq. Irán usó a los kurdos iraquíes en los años 80 para desestabilizar a su país vecino. Pero al mismo tiempo suprime las voces kurdas en su interior.

¿Qué esperar de esto en el futuro?

– Es muy poco probable que emerja un estado kurdo independiente formal en la región como resultado de esta situación. El escenario más probable es que el norte de Iraq siga existiendo como un estado independiente de facto. Esto significa que operará como una nación separada en todo menos en nombre.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo