¿Cómo murió el responsable de un tiroteo en Texas?

Dos jóvenes persiguieron a Devin Patrick Kelley quien fue el responsable de un tiroteo en Texas, hasta que se estrelló en la carretera

Por Publimetro México
Foto: EFE
¿Cómo murió el responsable de un tiroteo en Texas?

Devin Patrick Kelley fue un estadounidense de 26 años quien este domingo perpetró el quinto peor tiroteo masivo en los anales del país, cuando atacó con armas de fuego a un grupo de feligreses que visitaban una iglesia Baptista de Texas y que tuvo cono resultado 26 muertos.

Luego de perpetrar el ataque, Kelley huyó del lugar en su automóvil donde minutos más tarde fue encontrado muerto  con un disparó en la cabeza.

¿Cómo ocurrió la muerte de Kelley?

De acuerdo con el sheriff Joe Tackitt, el atacante aparentemente se suicidó luego de una persecución, que terminó cuando chocó su automóvil y se disparó en la cabeza.

Devin Patrick Kelley era perseguido por dos hombres en una camioneta cuando su auto se estrelló con el borde de la carretera.

"En este momento creemos que él tenía una herida autoinfligida por arma de fuego", explicó el sheriff.

¿Quién persiguió a Kelly?

Uno de los responsable de perseguir a Kelly mientras huía fue el joven Johnnie Langendorff, quien se dirigía a ver a su novia cuando escuchó un intercambio de disparos delante de la iglesia y vio cómo un hombre blanco vestido totalmente de negro, Kelley, entró en su automóvil y se escapó.

En ese momento, otro hombre (cuya identidad permanece en el anonimato), que perseguía al asesino disparándole con un rifle se acercó a la camioneta de Langendorff y le explicó rápidamente que Kelley acababa de tirotear a decenas de feligreses de la Primera Iglesia Baptista, situada 45 kilómetros al sureste de la ciudad texana de San Antonio.

"Tenemos que perseguirlo -me dijo el hombre-, ha matado a muchas personas", recordó con un posado serio el joven, que dijo que no hizo ninguna pregunta y actuó sin pensarlo, dejando subirse al vehículo al otro individuo.

La pareja siguió al asesino varios kilómetros por la carretera FM 539 en dirección norte hasta que Kelley perdió el control de su vehículo y salió del trazado para estrellarse contra una zanja, presumiblemente después de autoinflingirse un disparo mortal, según las últimas investigaciones policiales.

"Nos acercamos con el rifle del otro hombre gritándole a (Kelley) que saliera del auto, pero no se movió: ya estaba muerto", aseguró un Langendorff convertido en héroe local después de este gesto valeroso que sirvió para acabar con la vida del exsoldado de las Fuerzas Áereas del ejército estadounidense.

El joven de 27 años llamó inmediatamente a la policía local, que se presentó en el lugar de los hechos a los pocos minutos e interrogó a la pareja que evitó que el asesino se fugase del pueblo rural texano que nunca había sido escenario de nada igual.

"No fue un gesto heroico, hice lo que cualquier persona hubiera hecho en la misma situación", comentó ante los medios el texano, que después de atender a varias decenas de televisiones, radios y periódicos se retiró visiblemente agobiado.

Tiroteo de Texas, el número 377 en el año en EU

El tiroteo perpetrado este domingo por Kelly se convirtió en el número 377,  en  310 días que lleva el año en curso, lo que demuestra la falta de control en la venta de armas que se tienen en el país norteamericano.

Con información de EFE

TAMBIÉN PUEDES LEER

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo