¿A quiénes afecta realmente el terrorismo?

La quinta edición del Global Terrorism Index del Institute for Economy and Peace muestra que, a pesar de la repercusión de los ataques en Occidente, los países más afectados por el terrorismo están en otras partes del mundo.

Por Felipe Herrera Aguirre
Getty
¿A quiénes afecta realmente el terrorismo?

A pesar de lo que la extensa cobertura de los medios a ataques terroristas en países occidentales pueda hacer creer que estos van en alza, lo cierto es que en 2017 las víctimas a nivel mundial han bajado por segundo año consecutivo. Y, en la minoría de los casos, ocurren en Europa o Estados Unidos.

Este es uno de los resultados que muestra el Global Terrorism Index 2017, publicación del análisis hecho anualmente por el Institute for Economy and Peace de EEUU. El informe analiza a 163 países, y al 99,7 por ciento de la población mundial.

De todas formas, siempre según el informe, son más países lo que sufrieron al menos un ataque terrorista en el mundo. Si en 2015 fueron 65 países, en 2016 fueron 77. Eso representa dos tercios de los países estudiados.

El cambio de la situación del Estado Islámico en países como Iraq y Siria, donde los ejércitos locales le han arrinconado, ha sido clave en esta baja. Su presencia, aunque ha aumentado levemente en Nigeria, ha bajado en otros países africanos como Sudán del Sur, Etiopía y la República Democrática del Congo y Turquía. Aunque el informe destaca que la mayoría de los ataques terroristas en Turquía no están relacionados al Isis.

La región menos afectada por el terrorismo a nivel mundial es América Central y el Caribe, donde hubo 12 víctimas. En cambio, las regiones más afectadas son el Medio Oriente, el norte de África, el África subsahariana y el sudeste asiático. Un 94 por ciento de las muertes ocurren en estas regiones.

 

El terrorismo como arma contra la represión

El informe aclara que, en los últimos 17 años, un 99 por ciento de las muertes por terrorismo han ocurrido en países que están en conflicto o que presentan altos niveles de terror político. En esto se incluyen asesinatos extrajudiciales, torturas o encarcelamiento sin juicio previo.

Esto demuestra que el terrorismo es usado principalmente como estrategia de lucha en conflictos armados o como arma contra gobiernos represivos.

En un cálculo que el informe califica de “conservador” porque no incluye al contraterrorismo, el costo que tiene el terrorismo para la economía mundial es de US$84 billones.

Los 10 países más afectados por el terrorismo en 2016. Nancy Macedo / MWN

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo