Zimbabue en la incertidumbre tras mensaje de Robert Mugabe; no renunció

Lo que se esperaba como un mensaje de "despedida" y de renuncia se convirtió en un anuncio sobre el futuro político del aún presidente de 93 años

Por Publimetro
Foto: ZBC
Zimbabue en la incertidumbre tras mensaje de Robert Mugabe; no renunció

El presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, dirigió un mensaje a la nación, horas después de haber sido destituido como líder de su partido y el primero después de la toma del control del país por parte de los militares. Aunque se esperaba su renuncia e incluso agencias informativas lo daban por hecho, nunca mencionó su dimisión; al contrario, informó que presidirá el congreso del partido.

Desde las primeras horas de este domingo las unidades móviles de la televisión nacional de Zimbabue, ZBC (Zimbabwe Broadcasting Corporation), estaban en la sede de la Presidencia. El aún jefe de Estado y los altos mandos de las Fuerzas Armadas mantuvieron hoy una reunión que duró varias horas.

En su mensaje, que tuvo una duración aproximada de 30 minutos, hizo un recorrido por los eventos de los últimos días. "Mientras me dirijo a ustedes, estoy consciente de todas las preocupaciones que tienen como ciudadanos", explicó Mugabe, quien estuvo acompañado en todo momento de militares.

"Los eventos de la semana pasada muestran el pedestal inquebrantable sobre el que descansa nuestro estado de paz, la ley y el orden. Como zimbabuenses, expresamos nuestros agravios con disciplina y moderación tan poco comunes en muchas otras naciones", destacó Robert Mugabe, quien señaló que la "operación militar" no significó una amenaza para el orden constitucional.

Tensión tras el mensaje de Mugabe

Desde 1980, Mugabe gobierna el país prácticamente sin cuestionamientos. En los últimos días ha perdido el poder que le quedaba, pues su partido, la ZANU-PF, le destituyó como líder y nombró en su lugar al exvicepresidente Emmerson Mnangagwa, además de nominar a este último como candidato para las elecciones presidenciales de 2018.

También expulsó del partido a la primera dama, Grace Mugabe, y a varios de sus aliados políticos, incluidos varios ministros.

Los militares tomaron el control de Zimbabue en la noche del martes al miércoles y, en un mensaje emitido de madrugada en la tomada televisión nacional, explicaron que no se trataba de un golpe contra el presidente, sino de una operación contra "criminales" de su entorno.

Un día antes habían advertido públicamente que se tomarían "medidas correctivas" si Mugabe continuaba con la purga de los miembros más veteranos del partido.

En el trasfondo de esta declaración se leyó la destitución del hasta la semana pasada vicepresidente, Mnangagwa, un incondicional del partido y veterano de guerra al que se había opuesto Grace Mugabe con reiterados ataques verbales.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo