Volcán Agung da un respiro en Indonesia; miles siguen en peligro

Se trata de la primera erupción del volcán Agung desde 1963, cuando la actividad duró casi un año y cobró la vida de más de mil 100 personas.

Por EFE
Residentes observan la erupción del volcán Monte Agung desde un campo en Karangasem, Bali, Indonesia - Foto: AP
Volcán Agung da un respiro en Indonesia; miles siguen en peligro

La erupción del volcán Agung en la isla indonesia de Bali desde el sábado disminuyó en intensidad y permitió, junto a la dispersión favorable de la nube de ceniza, reabrir el aeropuerto internacional de Bali tras permanecer dos días y medio cerrado.

El director de información de la Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNBP, en indonesio), Sutopo Purwo Nugroho, confirmó a Efe en un breve mensaje de texto que el recinto aeroportuario retomó su actividad a las 15.00 hora local.

"Todas los vuelos de salida y llegada al aeropuerto están ahora operativos", comunicó Angkasa Pura, la compañía encargada de la operaciones del aeropuerto balinés, en un mensaje de Twitter.

Las autoridades además rebajaron la alerta de aviación a naranja (un grado menos de la alerta máxima -rojo-) tras reunirse en el aeródromo y evaluar las condiciones actuales, apunta en un comunicado el Ministerio indonesio de Turismo.

Monte Agung pone en suspenso a Bali

Dos vuelos domésticos de las aerolíneas nacionales Wings han partido esta tarde y están programados a lo largo de la tarde y noche algunos internacionales de la compañía aérea malasia Air Asia, la australiana Qantas o la singapuresa Singapore Airlines.

El lunes, la operadora del aeropuerto de Bali declaró el cierre de las instalaciones "debido a las cenizas volcánicas" que podrían afectar a los motores de las aeronaves y aumentar el riesgo de un accidente aéreo.

Sin embargo, hoy la BNBP indicó que los temblores se han reducido, la intensidad de la erupción ha disminuido y la nube de ceniza se aleja en dirección sureste, lo que la aleja del Ngurah Rai, aunque la situación podría cambiar si rola el viento.

Más de cien mil pasajeros se han visto afectado por la cancelación de casi 900 vuelos procedentes y con destino a Bali, mientras que más de mil turistas abandonaron Bali por tierra y transbordador hacia aeropuertos en la isla de Java para volver a sus hogares.

El Centro de Vulcanología y Mitigación de Peligros Geológicos, por su parte, mantiene el nivel de alerta de erupción al máximo, la zona de seguridad a un radio de hasta 10 kilómetros alrededor del cráter y advierte del riesgo de una erupción mayor.

El jefe de la Región Este del CVMPG, Devy Kamil Syahbana, dijo a Efe que según el modelo más probable con el que trabajan los expertos del centro de observación del volcán, se espera una erupción de grado 3 en el Índice de Explosividad Volcánica (IEV), de un máximo de 8.

Syahbana añadió que las erupciones actuales son de grado 2 o inferiores y que esta erupción de mayor intensidad tan solo necesitaría "uno o dos temblores de magnitud suficientemente grande" para provocarla.

Las autoridades han ordenado evacuar a cerca de 100.000 personas que habitan en la zona de peligro y casi 40.000 se han registrado ya en los refugios en varios puntos de la isla, aunque algunos residentes se niegan a evacuar sus hogares.

Erupción inminente

El volcán se levanta en el este de Bali, en el distrito Karangasem, lejos de la mayoría de las atracciones turísticas que permanecen seguras, aunque el BNBP recomienda el uso de mascarillas.

Se trata de la primera erupción magmática del Agung desde 1963, cuando las erupciones duraron casi un año con una intensidad de hasta el grado 5 en el IEV y mataron a más de mil 100 personas.

Bali es el principal destino turístico de Indonesia con una afluencia anual que ronda los 5,4 millones de visitantes extranjeros, según datos oficiales.

Desde el 22 de septiembre, la alerta de erupción del Agung ha costado a la industria turística balinesa 20 trillones de rupias (unos mil 241 millones de euros o unos mil 476 millones de dólares), según Nugroho.

El archipiélago indonesio se asienta en el denominado "Anillo de Fuego" del Pacífico, una zona de gran actividad sísmica y volcánica que es sacudida por miles de temblores al año, la mayoría de escasa magnitud.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo