Viernes de furia: ¿por qué reconocer a Jerusalén puede desatar una guerra?

Gran parte de los actos violentos en Jerusalén y Cisjordania en los últimos 20 años ha estado ligados a las tensiones sobre la ciudad santa

Por Miguel Velázquez
Fuerzas de seguridad de Israel vigilan la Puerta de Damasco, en Jerusalén - Foto: AP
Viernes de furia: ¿por qué reconocer a Jerusalén puede desatar una guerra?

Tras el reconocimiento por parte de Estados Unidos de Jerusalén como capital de Israel, hubo muestras de violencia, las cuales se estima que seguirán en aumento.

Este jueves hubo choques entre manifestantes palestinos y el ejército israelí por toda Cisjordania. Manifestantes quemaron carteles con los retratos del presidente estadounidense Donald Trump y el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu; además de banderas de ambos países.

Uno de los grupos que hizo el llamado a la violencia fue Hamás. Anunció un viernes de furia este 8 de diciembre, por la "Liberación de Jerusalén".

¿Por qué Jerusalén siempre es motivo de conflicto?

Jerusalén es un sitio sagrado para las tres principales religiones monoteístas (Judaísmo, Islam y la iglesia cristiana), que están concentradas en la Ciudad Vieja.

La ciudad amurallada mide cerca de un kilómetro cuadrado. Para los judíos es sagrada por sitios como el Muro de los Lamentos y la explanada adyacente venerada como el Monte del Templo. Ahí estuvieron los templos mencionados en la Biblia y área santa para el judaísmo.

Los palestinos (musulmanes) veneran la misma explanada como el Noble Santuario (Al Haram al Sharif). Es el tercer lugar sagrado del Islam, donde están ubicadas la Mezquita de Al Aqsa y el Domo de la Roca.

Cerca de allí está el Templo del Santo Sepulcro. Los cristianos lo veneran como el lugar donde Jesús fue crucificado, sepultado y luego resucitó.

Además, Jordania, que en su momento tuvo el control total de la Ciudad Vieja, aún mantiene los derechos de custodia sobre los lugares sagrados musulmanes. Marruecos y Arabia Saudita también alegan ser sus protectores.

1 de cada 3 ciudadanos de Jerusalén es palestino

Para el gobierno de Israel, Jerusalén es su capital "única e indivisible", a pesar de las marcadas divisiones mencionadas. Desde hace mucho tiempo todos los principales poderes del gobierno están allí. Sin embargo, no son reconocidos formalmente por la comunidad internacional.

Sin embargo, el 37% de su población son palestinos, a los cuales Israel les otorgó "residencia" tras la Guerra de los Seis Días de 1967. En aquel conflicto bélico, Israel tomó el este de Jerusalén, punto clave en el conflicto con Palestina.

Los palestinos que viven en Jerusalén no son ciudadanos de ningún país. Viajan al extranjero usando documentos temporales emitidos por Israel o Jordania.

Manifestaciones en contra Manifestaciones en contra de la decisión de Estados Unidos sobre Jerusalén / Foto: AP

Vecindarios contra asentamientos ilegales

Después de la Guerra de los Seis Días, la población en la ciudad se triplicó. Israel anexó el área y expandió sus fronteras. Más de 200 mil judíos israelíes viven en vecindarios, en el este de la ciudad. Sin embargo, para la mayoría del mundo son considerados "asentamientos ilegales", los cuales siguen en expansión.

¿Habrá violencia realmente?

En la Franja de Gaza, el líder de Hamás, Ismail Haniyeh, llamó el jueves a una nueva intifada, o alzamiento contra Israel, en medio de la furia generalizada ante la decisión de Trump de reconocer a Jerusalén como capital de Israel.

Hamás es un grupo que aspira a la destrucción de Israel. Mató a cientos de israelíes durante un alzamiento armado a principios de la década de 2000, pero su capacidad para atacar es más limitada hora. Israel ha impuesto un bloqueo sobre la Franja de Gaza, el bastión del grupo, y muchos de los seguidores de Hamás en Cisjordania han sido detenidos. Aún así, Hamas posee un gran arsenal de cohetes en Gaza capaces de llegar a muchos lugares en Israel.

Responsables de seguridad israelíes dicen estar monitoreando la situación y estar preparados para cualquier escenario.

Trump Mural contra Donald Trump en el muro que divide a Jerusalén / Foto: AP

Las dos intifadas anteriores

Gran parte de los actos violentos entre israelíes y palestinos en Jerusalén y Cisjordania en los últimos 20 años ha estado ligados a las tensiones sobre la ciudad santa.

  • Jerusalén registró disturbios letales en 1996 después de que Israel abrió un nuevo túnel en la Ciudad Vieja.
  • La segunda intifada palestina comenzó en 2000 después de que el entonces líder de la oposición israelí, Ariel Sharon, visitó el Monte del Templo.
  • A finales de 2015, la ciudad experimentó una ola de apuñalamientos perpetrados por palestinos por el aumento de las visitas de nacionalistas judíos al complejo sagrado.
  • El pasado verano, Jerusalén volvió a vivir semanas de violencia cuando las autoridades israelíes intentaron colocar cámaras de seguridad cerca de la mezquita Al Aqsa después de que un pistolero palestino mató a dos policías israelíes.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo