Trump vuelve a Florida y critica a periodista del Washington Post

El mandatario estadounidense viajó a su club social Mar-a-Lago tras un visitar Misisipi en la inauguración del Museo de los Derechos Civiles

Por EFE

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, volvió esta tarde a su residencia y club social Mar-a-Lago, en el sur de Florida, tras participar en la inauguración del Museo de los Derechos Civiles de Misisipi y no sin antes criticar a un periodista del Washington Post.

Trump fue contra Dave Weigel, del citado diario, quien en Twitter publicó una foto del coliseo en Pensacola, donde este viernes el presidente ofreció un mitin, y en la que junto a la imagen con algunos vacíos en las tribunas citó a Trump cuando este dijo "lleno hasta el techo", en referencia a la acogida de su acto en el Pensacola Bay Center.

"(Dave Weigel) sacó una foto falsa de un estadio vacío horas antes de yo llegar al lugar, con miles de personas afuera, en camino a entrar. Muestro fotos reales ahora mientras hablo. Casa llena, muchas personas sin poder entrar. Exijo disculpas y retractaciones", escribió Trump en Twitter, en un mensaje que acompañó con fotos del recinto abarrotado durante el mitin.

El mensaje tuvo efecto, ya que poco después el periodista retiró la imagen y se disculpó del error, publicado en su cuenta personal y no en la del diario, tras alegar que se "confundió".

"Fue un tweet malo en mi cuenta personal, no una historia para el Washington Post. Lo eliminé después de 20 minutos. Muy justo llamarme la atención", escribió el periodista, que cubre temas políticos para el rotativo.

Trump escribió su mensaje poco después de volver a Mar-a-Lago, en West Palm Beach, y tras rendir tributo a los "valientes" que lucharon por los derechos civiles de la comunidad afroamericana durante la inauguración del museo en Misisipi, acto al que se ausentaron congresistas afroamericanos en protesta por la presencia del mandatario.

La participación de Trump en la inauguración del Museo de los Derechos Civiles de Misisipi desató la polémica entre los activistas locales e influyentes legisladores, como John Lewis y Bennie Thompson, quienes consideraron que la presencia de Trump, apoyado por grupos supremacistas blancos, es un "insulto a la gente que retrata el museo de los derechos civiles".

Debido a ello, Trump no habló hoy en público, como se había previsto en un principio, sino que se limitó a pronunciar un breve discurso durante un acto privado y al que acudieron un reducido grupo de invitados.

"Hoy rendimos un tributo solemne a nuestros héroes del pasado y nos entregamos a construir un futuro en libertad, igualdad, justicia y paz", dijo Trump, quien mencionó al reverendo Martin Luther King y habló de él como un hombre al que ha "estudiado y al que ha admirado" durante toda su vida.

Pasadas las dos de la tarde, hora local (19.00 GMT), el presidente aterrizó a bordo de un avión Air Force One en el Aeropuerto Internacional de Palm Beach, desde donde partió junto a la comitiva rumbo a Mar-a-Lago.

Según reporta el pool de periodistas que lo acompaña, en el trayecto hacia su residencia de verano se pudo ver a unos cuantos simpatizantes y protestantes con carteles, alguno que pedía su renuncia si es que buscaba "Hacer a EE.UU. grande de nuevo" ("Make America Great Again"), en alusión a su lema de campaña.

Se prevé que el presidente retorne a Washington la tarde del domingo.

También puedes leer:

Loading...
Revisa el siguiente artículo