Atentado en Afganistán deja 18 muertos y una docena de heridos

El ataque se adjudica al grupo yihadista Estado Islámico (EI) y ocurrió mientras se llevaba a cabo un funeral en la provincia de Nangarhar

Por EFE

Un atentado del grupo yihadista Estado Islámico (EI) contra el funeral de un político local causó la muerte de 18 personas y dejó 12 heridos en la provincia oriental de Nangarhar, Afganistán.

La detonación del explosivo fue en una motocicleta, cerca de las 14.15 hora local (09.45 GMT) en el distrito de Behsud, cuando tenía lugar un acto funerario por el exgobernador del distrito de Haska Mena, también en Nangarhar, Gul Wali.

Tras abandonar su cargo como gobernante local, Wali tenía estatus de anciano tribal y trabajaba ayudando a la gente en labores sociales, como mantener a los insurgentes alejados de las aldeas.

El hecho se registró en la oriental provincia de Nangarhar, considerada el bastión del EI en el país, lugar en donde dos mil 640 civiles fallecidos y cinco mil 379 heridos contabilizados por la misión de la ONU sólo hasta octubre.

Por lo que 2017 es considerado un año especialmente sangriento en Afganistán, en el que han fallecido cerca de tres mil civiles.

Los hechos

Poco después del ataque las autoridades provinciales indicaron que se había tratado de un atentado suicida, una versión revisada tras la llegada de un equipo de investigación a la zona.

"De entre los heridos otro perdió la vida y ahora tenemos 18 personas muertas y 12 heridos. Los médicos en el Hospital Provincial de Nangarhar están trabajando para salvar a aquellos que se encuentran en estado crítico", detalló la fuente.

Las autoridades afganas han culpado al EI del ataque en Nangarhar, donde tanto los talibanes como el grupo yihadista están muy activos y controlan varias zonas de la región.

Como suele ocurrir cuando las víctimas son principalmente civiles, los del mulá Haibatullah negaron su participación en el atentado a través de un mensaje de su portavoz Zabihullah Mujahid en su cuenta de Twitter.

El portavoz del gobernador provincial argumentó que el Estado Islámico está atacando a los civiles para probar su presencia en Nangarhar, al encontrarse en esta zona bajo una fuerte presión por parte de las tropas afganas e internacionales.

"La segunda razón es que ahora los aldeanos, incluso en las áreas remotas, no cooperan con el EI dándole espacio o permitiendo que vivan en sus aldeas o utilicen sus recursos en la lucha contra las fuerzas de seguridad", afirmó.

El vicepresidente del Consejo Provincial de Nangarhar, Zabihullah Zmarai, coincidió en señalar que los ataques a civiles son un intento por parte de los yihadistas de hacer "propaganda", al verse diezmados por el avance de las fuerzas gubernamentales en la región.

"Quieren presionar al Gobierno de cualquier forma posible y la forma fácil para ellos es atacar a los objetivos blandos, los civiles. De este modo quieren divulgar su propaganda y poner presión sobre el Gobierno", anotó a Efe el alto cargo.

El presidente afgano, Ashraf Gani, condenó el atentado de hoy en Nangarhar y defendió que los ataques contra sitios de culto y congregaciones religiosas de los musulmanes son una falta de respeto al islam y sus prácticas.

"Los terroristas en los meses recientes, atacando a civiles e instituciones del bienestar, han mostrado su enemistad con todas las etnias, religiones y el desarrollo del país", concluyó el dirigente en un comunicado.

También puedes leer:

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo