Lucha contra el sobrepeso detona la obesofobia, alerta experto

El investigador de la UAM, José Rivera Márquez advierte que en medio de los discursos para combatir la obesidad se ha detonado la obesofobia, un temor a tener kilos de más

Por Fabiola Ayala

La lucha contra la obesidad en México no sólo ha promovido el cambio de hábitos alimenticios, sino que también detonó la obesofobia, alertó un experto de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

El profesor-investigador, José Alberto Rivera Márquez explicó que a la par de las acciones del sector público y privado por reducir el sobrepeso y la obesidad, hay una tendencia a sentir miedo por tener kilos de más y a normalizar las denostaciones hacia las personas con exceso de peso.

El también coordinador de la maestría de Medicina Social de la Unidad Xochimilco, abundó que los discursos oficiales y algunos académicos son consecuentes en perseguir de manera “policiaca” a quienes tienen sobrepeso y obesidad para que cumplan con una norma.

Sin embargo, advirtió que las personas obesas no pueden ser consideradas como “irracionales, irresponsables e ignorantes”, ni como sujetos que toman decisiones equivocadas o que son culpables de su enfermedad.

Refirió que existen ambientes obesogénicos –entornos con elevado consumo de alimentos y bebidas con alto valor calórico– que favorecen la tendencia al sobrepeso y obesidad entre la población mexicana.

Por ello, señaló como un fracaso que las políticas públicas y sociales estén orientadas exclusivamente a las personas y confiar en que con buena voluntad van a modificar hábitos, conductas y estilos de vida tendientes a solucionar sus problemas de sobrepeso u obesidad.

La psicóloga del Centro de Especialización de Estudios Psicológicos en la Infancia (CEEPI), Claudia Sotelo comento a Publimetro que los niños son propensos a desarrollar obesofobia, por diferentes factores.

Uno de ellos es que los padres tengan una obsesión por bajar de peso y estén controlando la cantidad de calorías que consumen al día, y que tengan una constante descalificación hacia las personas con sobrepeso.

Manifestó que dos de cada 10 niños de primaria han manifestado en consulta que les preocupa el contenido calórico de lo que se comen.

Ello es alarmante si se toma en cuenta que hasta la adolescencia se presentaban este tipo de conductas, como parte de los cambios propios de la edad.

Aclaro que es positivo que los menores aprendan a comer de forma saludable, pero no es un tema que debiera preocuparles demasiado, pues son los padres quienes aún están en la obligación de procurar su buena alimentación.

Acciones contra la obesofobia

El profesor-investigador, José Alberto Rivera Márquez consideró que en el contexto de la obesofobia, es un error estigmatizar los alimentos y las prácticas alimentarias.

Manifestó que el Estado tiene la obligación de regular la publicidad y hacer que la industria de comestibles y bebidas cumpla la ley sobre el contenido calórico de los productos.

En este sentido, dijo que lo más conveniente sería preguntarse si las personas obesas son responsables también de los procesos de determinación social alimentaria, las complejas estrategias publicitarias de la oferta de alimentos y bebidas; así como la pobreza y la desigualad.

A dichos cuestionamientos se sumarían la carencia de espacios para hacer actividad física, la inseguridad alimentaria, los accesos inadecuados a servicios de salud y el bajo nivel escolar.

Durante la ponencia “Inequidades sociales, entornos y dinámicas obesogénicas en la Ciudad de México”, comentó que mediante técnicas de exploración social sistemática realizó un estudio de la oferta de alimentos y bebidas como un indicador próximo del entorno de la dinámica obesogénica, en zonas de la capital mexicana.

Para el ejercicio consideró espacios con presencia de escuelas primarias con desarrollo social alto, medio, bajo y muy bajo. De esta forma, detectó que a medida que una zona presenta más pobreza, hay un efecto de mayor cerco a las escuelas respecto de su entorno obesogénico.

Es decir que dichos lugares inciden en la promoción del sobrepeso por la publicidad y oferta de comestibles y bebidas con alto índice calórico.

Datos

  1. La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2016 (ENSANUT) refirió que 33.2% de los menores entre cinco y 11 años de edad padecen sobrepeso y obesidad.
  2. El porcentaje equivaldría a 5.2 millones de niños, tomando en cuenta que la muestra estudiada representa a 15.8 millones de menores.
  3. La UNICEF refiere que México ocupa el primer lugar mundial en obesidad infantil, y el segundo en obesidad adulta.
  4. La ENSANUT también arrojó que 71.2% de las personas mayores de 20 años tiene una prevalencia combinada de sobrepeso y obesidad. Serían alrededor de 48.4 millones, de un universo aproximado de 68.1 millones de adultos.

TAMBIÉN PUEDES LEER:

LO MÁS VISTO EN PUBLIMETRO TV:

Loading...
Revisa el siguiente artículo