Presenta trastornos psicológicos 77% de los conductores del Metro

De los 90 operadores que presenciaron un suicidio en las vías de este transporte, 70 presentaron estrés postraumático, ansiedad y signos de depresión

Por Daniel Flores
Los efectos de vivir una experiencia de este tipo puede prolongarse durante semanas, meses, incluso años. - FOTO: CUARTOOSCURO
Presenta trastornos psicológicos 77% de los conductores del Metro

Gabriel Jiménez, conductor de la Línea B del Sistema de Transporte Colectivo (STC) difícilmente podrá olvidar aquella tarde en la que un usuario se lanzó a las vías para suicidarse.

“Fue una experiencia que jamás podré olvidar, me considero de un temple fuerte, pero vivir algo así te cambia incluso la vida. Algunos compañeros los resienten semanas, meses y hasta años”, externó en entrevista con Publimetro.

Tras aquella experiencia, Jiménez comenzó a sufrir insomnio, ansiedad y depresión, y así como él, otros 70 conductores del Metro padecen los efectos de haber presenciado un suicidio.

En casi tres años, la administración de este sistema de transporte público dio atención especializada y una serie de terapias a dichos empleados, quienes difícilmente superan estas experiencias. De acuerdo a un informe de transparencia obtenido por esta casa editorial, revela que durante 2015 se registraron 24 casos de conductores con estos síntomas, en 2016 se elevó a 28, y en lo que va de 2017, el número asciende a 18 trabajadores con este padecimiento.

Según la Asociación Mexicana de Tanatología (AMTAC), la vivencia de participar en la muerte de una persona puede desencadenar trastornos mentales como depresión, pesadillas, insomnio, ansiedad, irritabilidad, incluso bloqueo de las emociones e intentos de suicidio.

Y es que al estar en contacto con muertes violentas, los conductores del Metro experimentan una “traumatización vicaria”, la cual consiste en volver a experimentar en el sueño o en las actividades cotidianas el impacto emocional que sufrieron, detalló la asociación. El caso más reciente se registró este fin de semana, cuando un joven de 20 años se arrojó a las vías del Metro Salto del Agua, con dirección a Pantitlán.

Aunque se brindó atención médica, los paramédicos no pudieron hacer nada pues el hombre perdió la vida.

Protocolo

Para contrarrestar estos efectos, el Sistema de Transporte Colectivo cuenta con un protocolo de atención, donde una vez que un conductor participa en este tipo de accidentes, se les elabora un diagnóstico de reacción de estrés agudo, que tiende a resolverse en pocas horas.

Posteriormente se les brinda una licencia de 72 horas para que el trabajador acuda a una instancia médica y se le realice una valoración de salud tanto física como mental. Pese a que ninguno de los operadores ha dejado su cargo por este padecimiento, la mayoría difícilmente logra superar este trauma y los efectos colaterales.

De acuerdo con la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México (SSP-CDMX) el número de casos de personas que se quitan la vida al arrojarse a las vías del Metro se han incrementado en un 160%. En lo que va de este año 25 personas se han arrojado a las vías del Metro.

En cifras:

1 persona se quita la vida a la semana en estas instalaciones. 70% de los arrollados en las vías del Metro son hombres y 30% mujeres.

95% de las personas que se arrojan a las vías son por intento de suicidio, mientras que el 5% es por un accidente, peleas o crisis convulsivas.

Mil 700 conductores laboran actualmente en las 12 líneas del Metro.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo