Muere tras someterse a una liposucción en Sonora

El doctor manifestó que la paciente estuvo dos horas en el quirófano y posteriormente comenzó a sentirse mal y convulsionó

Por La Silla Rota

Clara Alejandra, una joven de 25 años, murió tras someterse a una liposucción en una clínica ubicada en Nogales, Sonora, el pasado fin de semana.

Dos amigas que la acompañaron a realizarse la liposucción comentaron que Clara ya tenía cita previa en el lugar y que, incluso días antes, se había realizado unos estudios que el doctor que la intervino le pidió para conocer su estado de salud.

Sin embargo, alrededor de las 21:13 horas del viernes, se reportó una persona sin vida en el interior de la Clínica del Sol, ubicada en calle Aguirre número 138, entre calle Ingenieros y avenida Álvaro Obregón, de la colonia Centro.

El doctor manifestó que la paciente estuvo dos horas en el quirófano y posteriormente comenzó a sentirse mal y convulsionó, por lo que intentaron reanimarla; sin embargo, ésta perdió la vida.

Por esto, medicina legal abrió la investigación correspondiente para dar con las causas de muerte de la joven, quien residía en Phoenix, Arizona.

En redes sociales, amigos y familiares dieron sus condolencias a la familia y describieron a Clara Alejandra como una mujer con una personalidad "linda, única y maravillosa".

Por su parte, Cristina Chávez Fino, titular de Regulación Sanitaria en Nogales, indicó que el médico responsable no acreditó la documentación para realizar procedimientos estéticos.

Además, manifestó que tras la inspección se encontraron deficiencias y se procedió en aplicar como medidas de seguridad la suspensión del Hospital del Sol, clínica en donde falleció Clara Alejandra Alcalá.

Irma, un caso similar

Irma Sanz se sometió a una liposucción en Tijuana y murió por una mala práctica.

El pasado 27 de octubre, la mujer salió de su casa en Downey, California a bordo de un Uber que la llevó hasta la ciudad fronteriza y, como la operación duraría poco tiempo, se quedó a esperarla, pero Irma nunca salió.

La cirugía de la mujer de 51 años se complicó y entró en coma. Sus familiares llegaron a Tijuana y los doctores les comentaron que era una situación normal y que la mujer se recuperaría, pero no fue así, por lo que decidieron llevarla a un hospital en San Diego, en donde finalmente falleció el pasado 11 de noviembre.

“Ella pagó con su vida”, dijo su sobrino David Reynoso en una entrevista con Univision Noticias.

Además, Reynoso contó que la familia no sabía nada de la operación a la que se sometió su tía y que sólo les avisaron por teléfono que la mujer estaba delicada. Una vez en Tijuana, los familiares no pudieron entrar a verla y nadie les dijo que estaba pasando.

“No nos daban nada de información”, dijo Reynoso, quien pudo ver a Sanz hasta que la llevaron al hospital de San Diego.

“Estaba bien hinchada, ni se reconocía, no parecía que era ella”, dijo.

Aunque la mujer fue conectada a un respirador artificial, entró en coma debido a la falta de oxígeno en su cerebro y falleció.

Esta no es la primera vez que una clínica de Tijuana es señalada por malas prácticas pues, de acuerdo a medios, varias mujeres han fallecido tras someterse a cirugías estéticas en esa ciudad.

Según el relato de Reynoso a Univisión, a Sanz le realizaron una liposucción hace unos años en Los Ángeles y ahora tal vez eligió a Tijuana por la diferencia de costos: “sabemos que ella se encontró con el doctor en Los Ángeles, hablaron y luego fue a Tijuana a mirar la clínica, se animó e hizo la cita”, precisó.

Irma nació en El Paso, Texas, y pasó casi toda su vida en la ciudad de Downey, en el sureste de Los Ángeles. Se divorció, nunca tuvo hijos y se dedicaba a cuidar a su madre y a los animales que rescataba.

Fuerte e independiente

Sus allegados la describen a Irma como una mujer "fuerte, independiente y de buen corazón”.

Ahora, la familia de Sanz quiere advertir sobre los riesgos de practicarse una cirugía estética en Tijuana.

“Por ahorrarse unos pesos no vale la pena ir a Tijuana. Yo le diría a la gente que haga su tarea, que vea quiénes son los doctores”, advirtió Reynoso.

La familia de la mujer tiene identificado al médico Guillermo Díaz Vergara y a su clínica, Embellécete Grupo de Cirugía Estética, como los presuntos responsables de la muerte de Sanz.

Se estima que Baja California recibe alrededor un millón de estadounidenses que llegan buscando atención médica y medicamentos a bajos costos. Incluso, existe un programa médico que incentiva esas visitas, llamado “Pase rápido”, el cual) permite a los pacientes registrados cruzar la garita de San Ysidro en un carril especial y no hacer filas.

 

TE RECOMENDAMOS:

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo