Clase media, nuevo blanco de secuestros en Nuevo León

Estudio revela que el perfil de los plagiarios también tuvo cambios, pues antes eran mayores de 30 años y ahora se involucran incluso adolescentes en los secuestros

Por Daniela Perez

En el primer trimestre del presente año, en Nuevo León se han registrado nueve secuestros, de acuerdo con cifras del Semáforo Delictivo, que arrojan que en el mismo periodo del año anterior ocurrieron diez, mientras que en ese lapso de 2016 fueron tres.

También puedes leer:

Un estudio elaborado por la Universidad Autónoma de Nuevo León, titulado Percepción y Realidad del Secuestro en Nuevo León, coordinado por Liliana Cerda Pérez, establece que en los últimos años el perfil de las víctimas de los secuestros ha cambiado.

En la década de los noventas, las víctimas eran seleccionadas de acuerdo con su perfil socioeconómico alto, en cambio ahora se ubican entre los niveles medio-medio, medio alto y medio bajo.

También se ha modificado el perfil de las personas que componen las bandas de secuestradores, porque antes eran individuos mayores de 30 años y se agrupaban entre siete y 10 integrantes, mientras que en los últimos tiempos, predominan los jóvenes entre 16 y 25 años y los grupos no rebasan los cinco integrantes.

En el primer trimestre de este 2018, los secuestros fueron perpetrados en colonias de los municipios de Apodaca (2), Juárez (1), Monterrey (tres) y San Nicolás (3).

Datos proporcionados por las mismas autoridades entrevistadas para el estudio permitieron conocer que el 81% de las personas secuestradas son varones y el 19% mujeres.

Recientemente, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública señaló que, a nivel nacional, los casos de secuestros se incrementaron en este sexenio, en comparación con el anterior.

Nuevo León forma parte del listado de entidades con mayor número de incidencia, con 169 expedientes por este delito de alto impacto.

Percepción y realidad del secuestro en Nuevo León analizó que el 41% de los plagiados fueron personas que laboraban por cuenta propia o bien que poseían un negocio o empresa, es decir, comerciantes, empresarios y profesionistas independientes, un 30% empleados y un 4% estudiantes.

La tendencia se sigue manteniendo, ya que en los últimos tiempos, las víctimas de secuestro revelan que son comerciantes o personas que tienen sus propias pequeñas empresas.

Por: Aracely Chantaka Lucio

 

Información que te puede interesar:

Le roban un millón de pesos a empleado de minisúper en Nuevo León

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo