Penales de Nuevo León están en su peor nivel desde 2006

Las escasas garantías a la integridad de los internos y pobres condiciones de gobernabilidad hicieron que la calificación de los penales se desplomara a sólo 5.02, desde 7.27 en 2016

Por Daniela Perez

Por aspectos como escasas garantías a la integridad física y moral de los internos, a una estancia digna y las pobres condiciones de gobernabilidad, los penales de Nuevo León se encuentran entre los peores calificados a nivel nacional, ya que de acuerdo con el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria, alcanzaron apenas un 5.02 de promedio en 2017.

También puedes leer:

El diagnóstico, presentado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), reveló que los centros penitenciarios de Apodaca, Cadereyta y Topo Chico presentan su peor calificación desde 2006.

Al respecto, Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos (Cadhac) ha denunciado públicamente la violación de los derechos humanos que se registran en los tres penales de la entidad.

“Hay un desgobierno en el interior de los penales, que es lo que ha fomentado los hechos de violencia que se han registrado en los centros penitenciarios de la entidad”, compartió la hermana Consuelo Morales, presidenta del organismo.

Por su parte, Liz Sánchez, también integrante de Cadhac, se ha pronunciado al respecto e, incluso, elevó el tono de las acusaciones al afirmar que en su organización han recibido denuncias sobre prostitución, acoso y agresiones sexuales en los reclusorios, especialmente hacia las mujeres.

Señaló que todo eso ocurre ante la apatía de las autoridades, que no hacen nada ante las constantes violaciones a los derechos humanos de las personas que están recluidas.

Esto porque en 2006 el promedio de calificación fue de 7.27; al año siguiente bajó a 7.25; para 2008 la calificación ya era de 6.69.

Durante 2009 y 2010 se mantuvo en 7.03, para descender en 2011 a 5.77. El desplome en la calificación siguió hasta llegar a 5.02 que presenta en la actualidad.

Los aspectos que se califican son garantizar la integridad física y moral del interno, en donde obtuvo un 4.87; garantía de una estancia digna, 3.67; condiciones de gobernabilidad 5.16; reinserción social del interno 5.24, y grupo de internos con requerimientos específicos 6.36.

De los tres penales que tiene la entidad, el peor calificado para garantizar la integridad física y moral del interno es el de Apodaca, que obtuvo una calificación de 4.45; le siguió el de Cadereyta con 4.53, y finalmente el del Topo Chico con 5.01.

Con información de Aracely Chantaka Lucio

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo