La destrucción del huracán Hanna

Por Publimetro

Columna  de Víctor Fuentes

Mientras que Estados Unidos declaró estado de emergencia el pasado 26 de julio por el paso del huracán Hanna, en nuestro país la solicitud apenas se realizó el jueves pasado y ya urge para activar el Fondo de Atención a Emergencias (FONDEN).

Los estragos en toda la entidad siguen saliendo a la luz, pues ríos como el Santa Catarina excedieron en 50 por ciento su capacidad, inundando en algunas zonas las avenidas, zonas residenciales y urbanas causando grandes daños que de acuerdo con el secretario de Desarrollo Social del estado, Genaro Alanís podrían superar los 6.4 millones de pesos en daños.

Hanna dejó caer sobre Nuevo León 323. 94 milímetros en el área metropolitana, dejando a más de mil 155 damnificados en refugios temporales. Por eso, alcaldes de diferentes municipios solicitaron al presidente de la República apoyo para instruir acciones inmediatas para atender las necesidades de los ciudadanos frente este fenómeno meteorológico que supera la infraestructura estatal.

Y frente a esta catástrofe, se hace necesario el apoyo de las fuerzas federales para continuar con el Plan de Auxilio a la Población Civil en Casos de Desastre, además de impulsar el desarrollo del Plan Integral de Drenaje Pluvial en el área metropolitana con el objeto de prever el manejo de las lluvias y la administración de cuencas del estado.

Pues la falta de recursos y el manejo adecuado de programas como el Fondo Metropolitano (FM), el cual está diseñado para atender emergencias y proyectos urbanos que superen el umbral presupuestal y temporal de los municipios, exhibe la poca preparación que se tiene para enfrentar esta temporada de lluvias torrenciales, a pesar que se repiten cada año.

Es decir, el FM ha sido utilizado para la pavimentación y recarpeteo de avenidas y calles en los municipios, en lugar de construir obras de infraestructura pluviales que permitan mitigar los efectos del paso de los huracanes.

El nivel del desastre causado por Hanna exige una coordinación de los tres niveles de gobierno para aplicar planes de emergencia junto con el FONDEN con tal de priorizar proyectos de gran calado, enfocados a prevenir desastres naturales de este nivel. Descuidar estos proyectos resulta en tragedias como la de Apodaca donde ocho viviendas fueron destruidas por la tormenta tropical.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Loading...
Revisa el siguiente artículo