logo
Fernando Larrazabal desestimó los señalamientos hechos por la comisión de diputados que investigó el caso / Foto: EspecialFernando Larrazabal desestimó los señalamientos hechos por la comisión de diputados que investigó el caso  / Foto: Especial
Nuevo León 20/12/2020

Fernando Larrazabal no quiso entrar en “discusiones políticas” por incendio del Casino Royale

El ex presidente municipal de Monterrey insistió en que el lugar fue clausurado por su administración, pero no presentó pruebas de ello

Por : Publimetro

Una de las tragedias que más perduran en la memoria de los mexicanos, sobre todo en los habitantes de Nuevo León, es el incendio del Casino Royale el 25 de agosto de 2011, hecho perpetrado por un grupo de la delincuencia organizada cuando Fernando Larrazabal se desempeñaba como presidente municipal de Monterrey y que ahora aspira a la gubernatura del estado, hecho que causó dudas sobre su gestión para otorgar permisos a las casas de apuestas.

Y es que de acuerdo con la Comisión especial investigadora del Casino Royale, la cual fue integrada por legisladores locales, se detectaron irregularidades en los permisos expedidos por el gobierno municipal y por la Secretaría de Gobernación, situación que fue desestimada por el entonces alcalde al decir que no se involucraría en “discusiones políticas”.

Además, aunque Larrazabal afirmó que el inmueble había sido clausurado, eso nunca ocurrió, señaló la comisión.

“El juicio que señala y que usó de argumento Fernando Larrazabal desde un principio es con relación a un inmueble adjunto, no es el Casino Royale, el casino nunca estuvo cerrado”, dijo en septiembre de 2011 el legislador del PRI Héctor Gutiérrez.

También se detectó que en septiembre de 2007 el gobierno municipal otorgó un permiso a la empresa Atracciones y Emociones Vallarta para que operara un casino en la Avenida San Jerónimo número 205, que es donde está el Casino Royale, pero de esta autorización no hubo registro en Gobernación.

Sin embargo, tras la tragedia Fernando Larrazabal afirmó que su administración cerró el lugar, pues se realizaba una construcción en el sitio sin contar con permisos, por lo que deslindó a su gobierno de toda responsabilidad.

Un año después del ataque que cobró la vida de 52 personas, así como de darse a conocer los presuntos sobornos que recibió su hermano Jonás Larrazabal de casineros, lo cual lo llevó a estar preso por varias semanas, Fernando Larrazabal consiguió una diputación federal por el PAN a través de le vía plurinominal.

Pese a que Larrazabal enfrentó un proceso tras la tragedia, los videos de sus hermano, peticiones de renuncia y expulsión de su partido que no procedió, busca de nuevo incidir en la política de Nuevo León, ahora al aspirar a la gubernatura, a la cual se registró el pasado 16 de diciembre.

Ante los señalamientos, un mes después el entonces alcalde dijo que la comisión investigadora era una cortina de humo para lucrar políticamente con la tragedia, pero aún así no daría pruebas que confirmaran que el casino fue clausurado porque los documentos los entregó a la Procuraduría General de la República (PGR) y que no entraría en “discusiones políticas”.

“No se vale lucrar políticamente con un tema en el que hay mucho dolor en los ciudadanos. Los señores diputados en lugar de andar haciendo cortinas de humo, más bien que se pongan a ver su tema, que es la legislación”, declaró en septiembre de 2011.

El futuro de Nuevo León

La próxima gubernatura de Nuevo León está sin duda en el ojo del huracán con algunas candidaturas polémicas a las que ahora se suma la de Larrazabal.

Por Morena se lanza a la ex priísta Clara Luz Flores, quien incluso ha sido rechazada por los mismos militantes del partido; mientras que por el Movimiento Ciudadano va Samuel García, quien desde hace unos meses ha tenido mala publicidad mediática debido a sus declaraciones.

Ramón Alberto Garza adelantaba en un artículo publicado en Código Magenta, que pese a la poca popularidad de los otros candidatos, la panista sería la más débil de las apuestas.

Este vaticinio se cumplió con la designación de un candidato que no solo ha tenido una carrera política con polémicas, sino que además no ha tenido vida pública en los últimos años.