logo
Alexis reportó la desaparición de sus padres a inicios de este año para engañar a las autoridades / Foto: EspecialAlexis reportó la desaparición de sus padres a inicios de este año para engañar a las autoridades  / Foto: Especial
Nuevo León 12/06/2021

Joven acaba con sus padres para vivir una vida de lujos en Nuevo León

Cuando la Fiscalía General de Justicia le notificó a Alexis la localización de los cuerpos de sus padres no mostró ninguna emoción

Por : Publimetro

Alexis Ismael ‘N’ fue detenido por la Fiscalía General de Justicia (FGJ) de Nuevo León, ya que es acusado de haber asesinado a sus padres para quedarse con el dinero de la familia, este delito ocurrió el año pasado.

LLÉVATE UN FORD EN UN CLICK: FORD DIGITAL STORE, UNA NUEVA ALTERNATIVA DE COMPRA AUTOMOTRIZ

De acuerdo con las autoridades, el joven de 26 años cometió el doble homicidio en el municipio de Montemorelos, en la comunidad de Tanguma, en donde abandonó los cuerpos de Josefina, de 49 años, e Ismael, de 48, mismos que fueron localizados el 20 de abril de 2020.

Para intentar desviar la atención de las autoridades, Alexis Ismael reportó en enero de este año la desaparición de Ismael y Josefina, por lo que incluso se emitieron fichas de búsqueda para dar con su paradero, informó Infobae.

Según su relato, la desaparición ocurrió cuando sus padres se dirigían a una notaria pública en el municipio de San Pedro, ya que tenían que realizar un trámite legal.

Sin embargo, la FGJ indicó que las investigaciones de los agentes del Grupo de Homicidios recopilaron evidencias claras de que el responsable del homicidio fue Alexis Ismael.

Las líneas de investigación determinaron que Alexis disparó contra sus padres por intereses económicos, las sospechas iniciaron desde que interpuso la denuncia y cuando le avisaron que los restos habían sido localizados se mostró indiferente y sin preocupación.

Luego de su captura, el individuo fue ingresado al Centro de Reinserción Social No. 2 del Estado, en Salinas Victoria.

El Artículo 323 del código federal señala que al que prive de la vida a su ascendiente o descendiente consanguíneo en línea recta, hermano, cónyuge, concubina o concubinario, adoptante o adoptado, con conocimiento de esa relación se le impondrá prisión de diez a sesenta años.