Nuevo León

Macroplaza, entre el deterioro y el olvido; Conarte ignora exhorto para rescatar patrimonio cultural

La emblemática Fuente de la Vida, que fue inaugurada en 1984, ya no tiene la majestuosidad de antaño con su agua estancada y figuras descuidadas y sucias

Macroplaza abandonada

Cuando un turista piensa en Monterrey, una  de las  primeras imágenes que se le vienen a la cabeza es la emblemática Macroplaza; sin embargo; sus atractivos como La Fuente de la Vida, el Paseo Santa Lucía y la Lagartera se enfrentan al deterioro y el olvido.

Incluso a un mes de que el Congreso del estado envío un exhorto a Conarte para la restauración de los monumentos que están en la Gran Plaza, hasta el momento no han recibido respuesta.

En un recorrido realizado por este sitio turístico fue posible constatar las condiciones de falta de mantenimiento en las obras y esculturas que reciben a los visitantes a la capital del estado.

La Fuente de la Vida, que fue inaugurada en diciembre de 1984, no solamente no está funcionando sino que tiene agua estancada en color verde y las figuras, encabezadas por  Neptuno, están sucias y descuidadas.

La obra fue realizada por el escultor español, Luis Sanguino para conmemorar el Plan Hidráulico del Nuevo León de mediados de los ochentas, que entre otras obras incluía la construcción del Cerro Prieto. Fue pensada como una pieza majestuosa, que rindiera tributo al agua como fuente de vida; sin embargo, hoy luce seca.

En el Parque Hundido hay otra fuente que tampoco está en funcionamiento y en donde hay tierra acumulada. Otras dos obras en ese sitio son la escultura a la Madre y el monumento en honor del artista mexicano Eulalio González “Piporro” que tampoco están en óptimas condiciones.

El Monumento a la Madre luce una pinta en color verde sobre los tobillos de la figura y Piporro además de no tener su sombrero, le falta el dedo pulgar de la mano izquierda.

El agua del Paseo Santa Lucía muestra un color verdoso. Las cuarteaduras en estructuras y el descuido en las jardineras también son parte de la estampa que ofrece la Macroplaza.

El Caballo, obra del escultor colombiano Fernando Botero, se pierde entre los negocios de venta de artesanías instalados en la zona.

La diputada local María Dolores Leal, mencionó que a pesar de que existe una partida en la Ley de Egresos para la conservación del patrimonio histórico y cultural del estado, Conarte no ha hecho nada en ese sentido y el abandono es de años.

“Cuanto hace que yo hice el exhorto y no se le ha puesto mano. No hemos tenido respuesta de Conarte se les envió el exhorto por escrito por parte del Congreso del estado y han hecho caso omiso. Todo esto nos duele mucho porque no se les está pidiendo nada que no se pueda o algo que no esté presupuestado”, dijo.

Añadió que estas obras de mantenimiento están dentro del presupuesto de cada año.

“Esto que tiene que hacer Conarte viene dentro del paquete…Estamos hablando que  desde que reciben el presupuesto en enero ya está contemplado.Tenemos medio año y no lo han hecho; es parte de su trabajo, de lo que les corresponde”, puntualizó.

A detalle:

Responsables: Los recursos para la protección y conservación del patrimonio histórico cultural están en una partida de la Ley de Egresos que son administrados por Conarte, a través de un fideicomiso que debe convocar a un Comité Técnico para que cada año lance una convocatoria pública para establecer las obras a las que se les destina el recurso.

Otras: La diputada de Nueva Alianza dijo que las obras de la Macroplaza son solo algunas de las que están en el olvido citó también otras como el arco de la Independencia que se ubica por Pino Suárez y otros también de gran valor histórico.

Sin plan: Durante su campaña a la gubernatura del estado, el candidato del PAN, Fernando Larrazabal aseguró que la Macroplaza no tiene un programa anual de mantenimiento y requiere entre 20 y 30 millones de pesos por año para ese fin.

Tags

Lo Último

Te recomendamos