A punto de vencer ultimátum de El Bronco a jefe de Policía y procurador

Solo faltan unos días para que venza el plazo que Jaime Rodríguez Calderón, Gobernador de Nuevo León, le dio a su gabinete de seguridad para disminuir los índices de violencia en el estado

Por Victor Badillo

NUEVO LEÓN. El pasado 25 de octubre, el gobernador de Nuevo León Jaime Rodríguez Calderón anunció que su secretario de Seguridad Pública y su procurador, habían sido advertidos que de no bajar el índice criminal que se reportaba, los dos serían removidos de su cargo.

En los últimos dos meses y después de recibido este mensaje, Cuauhtémoc Antúnez Secretario de Seguridad Pública y Roberto Flores, procurador General del Estado, trataron de redoblar esfuerzos para lograr el objetivo, sin embargo, a los dos las estadísticas no los ayudaron.

Además, El Bronco confirmó que se giraron instrucciones para que perfiles de candidatos a ocupar los puestos en juego se comenzaran a analizar.

“Que tengan que hacer los cambios que sean necesarios, esos me los van a plantear en el transcurso del día y yo veré que es lo que conviene. Si no lo hacen, se van. El Secretario de Seguridad y el Procurador tienen la obligación, hoy les he aprobado que presenten perfiles para que hagan los cambios que sean necesarios al interior de cada dependencia” decía El Bronco aquel mes de octubre.

El Penal del Topo Chico volvió a revivir episodios de violencia, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, además, lanzó recomendaciones urgentes al Gobierno Bronco para que tomara medidas en los reclusorios del estado pues los orígenes que desencadenaron la matanza del pasado mes de febrero aún permanecían en la cárcel estatal.

La recomendación advertía que el clima de inseguridad y de auto gobierno seguía existiendo en Topo Chico, señalando también que el hacinamiento de mujeres era insostenible y se urgía un reacomodo de las internas.

Pero no sólo eso marcó tendencia dentro del plazo que emitió Jaime Rodríguez a sus subalternos. Los secuestros, homicidios y extorsiones se incrementaron drásticamente según los datos de los Observatorios Ciudadanos.

La violencia armada también se disparo al grado de conocer crímenes que se cometieron en contra de niños, dos de ellos muertos a balazos en Santa Catarina y una bebe fue secuestrada por criminales en García Nuevo León.

La frustración de la gente en contra de la Procuraduría en casos de alto impacto, ha llegado a tal grado, que familias como la del señor Javier Hernández decidieron investigar por su propia cuenta un crimen cometido en contra de un integrante de su familia.

“Mi hijo desapareció hace tres meses, yo puse una denuncia por la desaparición y como no se movían, yo comencé a indagar el paradero de mi hijo, hasta que encontré a una persona que me llevó hasta donde se encontraba; lo habían asesinado y su cuerpo con algunas partes desmembradas fue enterrado en un terreno baldío. Nadie me ayudó a buscarlo… Como somos pobres, como no somos parientes o amigos del Gobernador ni del Procurador, nadie nos ayudó con mi caso… Los asesinos ya los tengo identificados, pero ahora ellos (Policías) se niegan hacer su trabajo…”, sostuvo Javier Hernández.

Pero no son las únicas historias de frustración, comerciantes de zonas como Apodaca se han quejado del brote de asaltos a sus negocios a mano armada.

Las extorsiones y el robo de autos han sido motivo de alertas que han lanzado desde el interior de la administración estatal en voz del propio vocero de Seguridad Aldo Fasci Zuazua, quien el pasado mes de Noviembre informó que la administración se encontraba en estado de Alerta por los reapuntes que se estaban viviendo en el área metropolitana.

En Monterrey, San Nicolás y Guadalupe, policías se han enfrentado a peligrosas bandas de gatilleros que han dejado un saldo hasta el momento de por lo menos dos policías muertos y al menos dos heridos de bala, uno de ellos, un agente ministerial que se encontraba a bordo de su patrulla a unos metros de la oficina del Procurador cuando intentaron asaltarlo.

Críticos de la Administración refieren que de no realizar los cambios en las dos áreas de mayor importancia de seguridad para el estado, la crisis podría agudizar en los próximos meses, pues al frente de las dos dependencias de seguridad se mantienen a personajes sin experiencia en seguridad pública.

“Ya me reuní con el procurador, ya me reuní con el secretario de Seguridad, les puse un plazo de aquí a diciembre para que bajen los índices de inseguridad que tenemos.

“Si no lo hacen se van. Punto”, concluyó el Bronco aquel 25 de octubre pasado..

Según datos de la propia Procuraduría del Estado, tan solo en octubre y noviembre se reportaron 96 homicidios sin contabilizar los que se acumulen en diciembre.

En lo que va de la administración de Jaime Rodríguez Calderón 713 personas han sido asesinadas y, en el mismo período pero del 2015 mientras gobernaba Rodrigo Medina murieron 416.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo