La columna de David Olivo: Accion Nacional y su trio de oportunidades...

Por DAVID OLIVO ARRIETA

En el 2000, Acción Nacional logró por primera vez la alternancia en un país urgido de cambios radicales en la forma de hacer política y gobierno, a fin de lograr mejoras en la calidad de vida de millones de mexicanos.
 
En ese entonces bastaron tres factores: una sociedad cansada de un partido en el gobierno desde hacía más de 70 años, un candidato con pésima reputación (Francisco Labastida) y un aspirante legítimo, tipo ranchero, con ganas de concretar los cambios que tanto exigía la nación.
 
El triunfo de Acción Nacional, hace ya más de tres años, logró que México se viera en el exterior como un país con un avance democrático sin retrocesos y en vías de una madurez política a prueba de cualquier fraude electoral orquestado desde Los Pinos y la Secretaría de Gobernación.
 
Esta madurez cívica se refrendó en el 2012, cuando el sufragio decidió devolverle la oportunidad al PRI, partido cuyo candidato basó su triunfo con una serie de artimañas, de esas que le dieron al viejo PRI su gloria y sello en las décadas de 1970, 1980 y 1990.
 
Pero ahora, a meses de los comicios del 5 de junio en 12 entidades donde se elegirán gobernadores, el PAN tiene una nueva oportunidad de desmarcarse del resto de los partidos y diferenciarse como una real alternativa de gobierno, lo cual sin duda lo enfilará exitosamente rumbo a la elección presidencial de 2018.
 
Desde la semana pasada, un nombre suena estridentemente en los medios de comunicación: Margarita Zavala encabeza las preferencias electorales rumbo al 2018, por arriba de Andrés Manuel López Obrador y su precampaña de spots, así como de Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación y cuyo futuro político estuvo en riesgo tras la fuga de Joaquín “El Chapo” Guzmán, del penal de máxima seguridad del Altiplano, el año pasado.
 
Pero la preferencia ciudadana por Margarita Zavala no se dio sola, detrás de estas simpatías está el trabajo de un partido que viene trabajando para distinguirse del resto como una alternativa de cambio, de transparencia, de legalidad, de honestidad, de voluntad por transformar al país en un México con mayores e iguales oportunidades para todos. Este trabajo ha sido encabezado, exitosamente, Ricardo Anaya, su joven presidente nacional, quien ha demostrado experiencia política y habilidad para la toma de decisiones y de negociación.
 
A este par de valiosos cuadros políticos que cuenta el PAN se suma otro factor de suma relevancia en la operación política tan necesaria en los procesos electorales por venir: Rafael Moreno Valle, el gobernador de Puebla, quien, a pesar de figurar también entre los potenciales presidenciables, no se ha distraído y se ha concentrado en sus gobernados y en impulsar a un estado para colocarlo entre los primeros sitios de desarrollo a nivel nacional.

A tres meses de las elecciones del 5 de junio y a poco más de dos años de la presidencial, Acción Nacional se ubica en un inmejorable momento, un partido unido, fuerte y sabemos que así podrán devolverle la alternancia a un país fastidiado de un gobierno inoperante y omiso, cuyo único interés es enriquecer a su clase política y militante. ¿O a poco ya olvidamos La Casa Blanca de la primera dama o la casa de Malinalco de Luis Videgaray o los tratos de OHL con autoridades federales para ganar la concesión millonaria de autopistas?

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo