Asexuali… ¿qué?

Sólo 1% de la población mundial se manifiesta como asexual, por lo que es de suma importancia adentrarnos en terrenos de lo tangible para que todos podamos entender de qué se trata

Asexuali… ¡¡¡¿¿¿qué???!!! Sí. Lo más seguro es que éste sea un término prácticamente nuevo y desconocido para muchos de nosotros. Por lo tanto, con todo y que sólo 1% de la población mundial se manifiesta como asexual, es de suma importancia adentrarnos en terrenos de lo tangible para que todos podamos entender de qué se trata cuando nos estamos refiriendo a hombres y mujeres asexuales.

Por principio de cuentas, la asexualidad es la falta de atracción sexual o el bajo o nulo interés en tener relaciones sexuales. Si bien se le puede considerar una orientación sexual como lo son la heterosexualidad, la homosexualidad o la bisexualidad, es imperativo atisbar en el comportamiento de los individuos que la manifiestan porque al día de hoy son demasiados los especialistas que difieren en sus conceptos al momento de definirla ya sea como una orientación sexual o como una parafilia. Incluso hay demasiados debates a la hora definir si la asexualidad es una decisión o una condición (trastorno).

Hay que dejar muy en claro que una persona asexual no padece enfermedad alguna y que su rechazo o aversión al sexo no tiene absolutamente nada que ver con algún episodio traumático que se haya presentado en su vida a edad temprana. Nada de eso. Lo cierto es que los asexuales son personas biológica y psicológicamente muy saludables que aceptan su bajo o nulo deseo hacia las relaciones como una muy clara manifestación de su identidad sexual.

Sin embargo, también cabe establecer muy nítidamente que los asexuales no son personas, a nivel emocional, insensibles y mucho menos son seres que no requieran de dar y recibir afecto. Su aversión hacia el sexo de ninguna manera los vacuna, por decirlo de algún modo, de la importantísima necesidad humana de requerir de amor y romance, por lo que su elección (la de no querer sostener relaciones con nadie) no tiene por qué marginarlos o estereotiparlos, y sí los hace sujetos dignos de respeto, nos agrade o no la manera como decidieron ejercer su sexualidad.

De hecho, dentro de este sector de la población existen personas (hombres y mujeres por igual) que suelen recurrir a la masturbación (suelen hacer uso de la pornografía e imaginar fantasías también) y experimentar orgasmos solos, de manera privada, sin necesidad de compartir su sexualidad con nadie más simplemente porque tienen ningún interés en vincularse (emocional, afectiva y sexualmente) con alguien más.

Lo cierto es que, nos guste o no, desgraciadamente todos somos parte de una sociedad que en todo momento ejerce una enorme presión en nosotros para que, queramos o no, nos manifestemos como seres (altamente) sexuales y que ante esta postura no reconozcamos a aquéllos que se rehúsan a formar parte de este tipo de dinámicas. Y la verdad es que no hay razón para ejercer discriminación alguna sobre quienes han decidido ser asexuales, y la ciencia, así como tiene respuestas y estudios para definir a aquellos seres que optaron por ser alta, mediana o bajamente sexuales, también posee mecanismos bien definidos para establecer cómo es que un individuo, utilizando el sagrado derecho del libre albedrío, opta por ser asexual, demisexual, gris-sexual o lithroromántic@ / ¿lithromantic?.

Como podrán darse cuenta, éste es tema que merece un amplio debate…

Y no olviden que todos los sábados los espero, en punto de las 23:00 horas, en su programa Exclusivo para hombres, que se transmite por Telefórmula (121 de Cablevision y 121 de Sky).