Hoy no circula recargado

Este miércoles los habitantes de la capital sufrieron la reducción en la circulación de 40% en el parque vehicular

El martes se reforzó el programa Hoy no circula. Sin importar el engomado, dejarán de circular automóviles dependiendo del color de su calcomanía. Adicionalmente, debido al alto índice de contaminación que llegó hasta 150 Imeca, este miércoles los habitantes de la capital sufrieron la reducción en la circulación de 40% en el parque vehicular.

El programa aplicado no deja de ser una medida coyuntural que atiende de manera reactiva un problema mayor: la disfuncionalidad en el esquema de movilidad de la CDMX que genera problemas de contaminación, pero también de pérdida de productividad y bienestar.

Diversos estudios han demostrado que 78% de la contaminación la producen los automóviles. También sabemos que sólo tres de cada 10 personas en la CDMX se mueven mediante éstos. Entonces, ¿por qué la medida ha generado tanta controversia?

El nuevo Hoy no circula podría ser una medida con fuerte respaldo social, si fuera parte de un plan integral que conjugara elementos de salud, movilidad y medio ambiente, claramente benéficos para la ciudadanía. Sin embargo, se le ve como una medida aislada, lastimosa y carente de miras, que afecta más de lo que resuelve.

Hay quienes aseguran que esta decisión sólo acarreará una compra adicional de coches en el mediano plazo. El papel de los verificentros es altamente cuestionado, pues se les señala como centros de corrupción. Por otro lado, sienten que no hay alternativas adecuadas debido a que el transporte público tiene serios problemas; se percibe en mal estado, es insuficiente y permanentemente expuesto a delitos del fuero común e inseguridad.

Pareciera que existe un distanciamiento entre las decisiones de la autoridad y el sentir de la sociedad.

Si bien es cierto que hay medidas impopulares que se deben tomar, las más recientes han sido criticadas por no ofrecer resultados claros. Ningún capitalino podría estar en desacuerdo con propuestas para cuidar la salud, pero éstas deberían ser bien planeadas, bien comunicadas, y sobre todo integrales.

Para verdaderamente mejorar la calidad del aire en la ciudad capital, el Hoy no circula no sirve por cortoplacista, pero tampoco porque no articula con otras medidas que son igualmente necesarias para el bienestar a la población.

A manera de ejemplo. Se estima que una persona en la capital invierte en promedio, 3.5 horas al día en traslados, lo cual aumenta el estrés y la tensión de sus habitantes. Aunado a esto, el complejo tráfico genera una pérdida en productividad, equivalente a 55 mil millones de pesos al año.
 
Entre las medidas necesarias, debe promoverse la sustitución del parque vehicular privado. Se requiere invertir en transporte público que maximice y aproveche el espacio transitable de la ciudad. Esta modernización no sólo ayudaría a mejorar la calidad del aire, sino que promovería una mayor inclusión social, beneficiando a la gran mayoría de los citadinos, y no sólo a unos cuantos.

Para ello, es fundamental ampliar la red de Metrobús, sustituir camiones de RTP, así como microbuses, profundizar en la política de ciclovías, pero sobre todo integrar los medios de transporte en operación, infraestructura y tarifas, para contar con un sistema verdaderamente integrado que mejore sustantivamente en calidad, tiempos y costos.

De igual forma, se requieren acciones con visión de largo plazo, crear un cinturón verde en la CDMX. Es indispensable reforestar el Ajusco, el Bosque de Tlalpan, el Desierto de los Leones, la Sierra de Guadalupe y el Bosque de Tláhuac, así como involucrar a los ciudadanos en programas de servicios ambientales.

Estas son el tipo de respuestas y soluciones que [email protected] [email protected] esperan, no solo saber qué día el gobierno les impide circular.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo