La cama ¿Un lecho de rosas o un campo minado?

Cuando se vive en pareja el área más importante de la casa donde ésta convive, cohabita, coexiste y converge es, sin lugar a dudas, la recámara

Cuando se vive en pareja (matrimonio, unión libre, etcétera) el área más importante de la casa donde ésta convive, cohabita, coexiste y converge es, sin lugar a dudas, la recámara.

Y lo es porque, definitivamente, es en esa zona donde hombres y mujeres no sólo duermen y tienen relaciones sexuales. Se trata de un espacio íntimo sumamente importante donde es muy probable que todos aquellos seres humanos que tienen un esposo o una esposa lo reconocen prácticamente como la sala de acuerdos porque,  prácticamente a diario se negocian un sinfín de asuntos para que la relación pueda “marchar sobre ruedas”.

¿O no…?

Y es que, si nos apegamos exclusivamente a las estadísticas, resulta sorprendente que todos los habitantes de este planeta, los que ya no están, los que están y los que estarán, prácticamente pasan una tercera parte de sus vidas adentro de una cama, lo que definitivamente le obsequia una importancia superlativa a este mueble que, visto con una óptica más compleja, resulta ser algo más que una base, un colchón, sábanas, cobijas, colchas y almohadas.

Por ello, se vuelve sumamente trascendente que al convivir en una cama con la persona más determinante de nuestras existencias podemos ser lo menos egoístas que podamos para poder hacer de nuestro lecho de descanso en una especie de “oficina de nuestra intimidad”.

¿Y esto qué significa?, pues simple y sencillamente que hombres y mujeres requerimos, en el día a día, de mucha sensibilidad y educación (¡sí, e-du-ca-ción!) para demostrarle a esa persona con la que vivimos y dormimos que verdaderamente nos importa y que estamos dispuestos a establecer cierto tipo de dinámicas, por cierto, todas muy sencillas, para que se sienta cómod@ a nuestro lado.

El aseo de nuestra persona y de la ropa (pijamas) que utilizamos para dormir son elementales. Por muy cansados que acabemos de nuestra jornada laboral, no nos tomará más de 5 minutos si nos echamos un regaderazo, nos lavamos los dientes y nos ponemos ropa limpia.

¿Alguien se ha imaginado por un instante lo desagradable que debe ser irse a acostar con alguien que huele a sudor, que tiene mal aliento, que tiene las manos sucias y que se mete a la cama con la ropa tuvo puesta todo el día en la calle, en el trabajo, en el transporte público? ¡Qué asco!

Otra cosa muy importante: fijen un horario para irse ambos a la cama. No es posible que uno se acueste a las 10:00 de la noche y el otro a la 1:00 am porque aquel que se duerme temprano tiene que tolerar, probablemente ya en su sueño profundo, que el otro llegue, encienda la luz, haga ruido y se mueva de un lado a otro en la cama mientras cae en los brazos de Morfeo.

Obviamente, aquí también es muy valioso que se respete este espacio dejando fuera de él los televisores, los teléfonos celulares, las computadoras y cualquier otro dispositivo electrónico que emita una incandescencia a través de su pantalla, porque ésta también impide que alguien cansado pueda tener un sueño reparador.

Y la lista es interminable: jamás comas encima de la cama o te hagas manicure/pedicure encima de ella; sé educado y descarta lo más que puedas en este espacio las escatologías (eructos, gases, etcétera); si eres de los que acostumbra a jalar las cobijas y destapar a tu pareja, también procura encontrar una solución a esta situación; no te vayas a acostar con los tubos en la cabeza y la mascarilla de aguacate en la cara; no adoptes como tu pijama favorita el overol que ya no usas en el almacén; y si lo tuyo es un problema más serio de los anteriormente mencionados, como puede ser roncar y/o hablar escandalosamente mientras duermes, también es válido que acudas a un especialista para que te ayude a superar este problema, en caso de que lo tengas.

Y no olviden que todos los sábados los espero en punto de las 23:00 horas en su programa “Exclusivo Para Hombres”, que se transmite por Telefórmula (121 de Cablevisión y 121 de Sky).