El Eco de un Grito

En el México vs. Venezuela se guardo un minuto de silencio por la masacre en Orlando, pero minutos después se escuchó aquel atronador grito desde la tribuna: “Ehhhh, p…”

Se guarda un minuto de silencio previo al arranque del partido México vs. Venezuela en la Copa América, por las víctimas de la mayor masacre en la historia de Estados Unidos, 50 muertos en un antro de Orlando. 

Y en cuanto empieza el juego, tras el primer despeje del portero venezolano, Dani Hernández, se escucha aquel atronador grito desde la tribuna: “Ehhhh, p…”. 

Esto comenzó como un juego, pero ya no lo es. El grito típico de las tribunas mexicanas debe ser erradicado sí o sí.

Después de los trágicos sucesos de la madrugada del domingo en el antro Pulse de Orlando, fue sumamente desagradable escucharlo de nuevo; es como si los mismos mexicanos se burlaran de las víctimas. “No va dirigido a la comunidad LGBTTIQ”, es uno de los miles de argumentos que se pueden esgrimir para defender la expresión. Honestamente ni el juego, ni los equipos, ni la tribuna necesitan ese grito, y aún así persiste. En México mismo hay tribunas que hacen de lado esta expresión en favor de sus cánticos de apoyo, en los que expresan amor hacia sus colores en vez de odio hacia los del contrario. ¿Por qué no retomar aquel enérgico “¡Fuaaa!”, cuando despeja nuestro propio portero, como se vivió en aquella final de la Sub-17 en el Azteca?

Si bien han surgido campañas de concientización por parte de los medios de comunicación que buscan revertir esta situación, resultan insuficientes, e inclusive infantiles, al tratar de combatir un fenómeno viral, que habría que reconocer como una pandemia ideológica. 

Podría decirse que la campaña de la cerveza Tecate, en la que advierte “Si no la respetas, Tecate no es para ti” ha tenido una mejor recepción. Si bien es una campaña en oposición a la violencia contra la mujer, es un buen ejemplo de cómo la mercadotecnia puede crear conciencia por medio de la promoción de sus productos, y revertir lo que parecería inamovible en la psique del mexicano: Cerveza + Mujeres en bikini = Hombre exitoso.

¿Cuándo aprenderá la afición? Esperemos que muy pronto. No olvidemos que en estos momentos la UEFA está considerando descalificar a Rusia por los actos vandálicos de sus aficionados; por lo que una sanción contra la Federación Mexicana, como vetarla del Mundial de Rusia 2018, por sus cánticos discriminatorios, no sería una sorpresa. No se trata de un “Ya párenle”, amable, paciente y paternalista. Sino saber que cada vez que se hace la terrible expresión colectiva, se puede estar siendo copartícipe pasivo de algo tan brutal como la reciente masacre. 

Por último, si la FIFA dejó fuera a México del Mundial de Italia 1990 por el caso de corrupción de los “cachirules”, y eso fue doloroso, finalmente la típica treta de papeleo oscuro “a la mexicana”, se revirtió por un proyecto serio de trabajo con selecciones juveniles que devino en un campeonato del mundo. Quizá, en efecto, en gritos como el “Fuaaa” está el reflejo de una transformación de lo penoso a lo grandioso, de quedarse de nuevo en “el cuarto partido” a conquistar un Mundial.

Isaí Alvarado colabora en Ibero 90.9