Innovar para combatir la corrupción

La semana pasada se realizó en Guadalajara el evento Campus Party 2016, donde más de 20 mil personas se reunieron para visualizar las nuevas tendencias e innovaciones tecnológicas

Innovar para combatir la corrupción

La semana pasada se realizó en Guadalajara el evento Campus Party 2016, donde más de 20 mil personas se reunieron para visualizar las nuevas tendencias e innovaciones tecnológicas. A través de conferencias, talleres e intercambio de ideas, y bajo la premisa “Sentir el Futuro”, este foro reunió talento joven y a la comunidad de emprendedores más grande del país.

En este espacio se presentaron propuestas y realidades en torno a un futuro que estará determinado por las innovaciones en tecnología. Tenemos el ejemplo de Elon Musk, quien crea cohetes espaciales capaces de regresar a la Tierra, a diferencia de los actuales que se pierden en el espacio.

Con este tipo de invenciones los costos de explorar lo que existe fuera de nuestro planeta, se reducen exponencialmente y harán más factible la investigación científica. Sin duda Musk sirvió como inspiración para cientos de jóvenes mexicanos, asistentes al evento, y  que desarrollan tecnología para mejorar nuestra vida cotidiana.

En este mismo encuentro, se llevó a cabo un Hackaton donde se presentaron 265 propuestas viables para combatir la pobreza en el país. Esta cifra estableció un nuevo Record Guinnes y evidenció que muchos jóvenes piensan en cómo resolver este problema, y ven en la tecnología un gran aliado.

Las propuestas de los 12 finalistas variaron. Desde una aplicación para generar empleo, hasta un sistema para que los migrantes manden sus remesas de una forma mucho más barata. Es de resaltar el caso ganador. El equipo Brainiacs elaboró el proyecto “Nodi” un dispositivo para habilitar aplicaciones (un medio de comunicación fácil con texto tipo viper), que ayuden a combatir las carencias económicas y sociales, en comunidades de difícil acceso, sin costo alguno de conectividad, ya que será mediante una frecuencia libre y utilizará paneles solares.

La tendencia en estos ambientes es pensar de forma exponencial, o sea, generar grandes cambios en poco tiempo y a menor costo. Este nuevo panorama demanda acciones de vanguardia en todas las áreas. Por eso, quienes nos dedicamos a gobernar y legislar, no estamos exentos y debemos ser capaces de pensar de manera diferente.

El pasado martes se abrió en el Congreso un período extraordinario para abordar el veto por parte del presidente al artículo 32 de la Ley General de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos, también conocida como #3de3, para eximir a la iniciativa privada de presentar sus declaraciones patrimonial, de intereses y fiscal, lo anterior derivado de una mala redacción que dejaba en vulnerabilidad a muchos sectores, por ejemplo, a becarios que son beneficiarios del dinero público.  

Sin embargo, EPN pasó por alto pedir la modificación del artículo 29, la sustancia de la ley #3de3, en el que la ciudadanía a través de 630 mil firmas plantearon que los servidores públicos presentaran sus tres declaraciones de forma obligatoria y no potestativa. Al no hacerlo, el presidente perdió una valiosa oportunidad de reconciliarse con un importante sector de la población, que hoy se siente agraviada por este flagelo.

Ante esto, desde la semana pasada empezamos a reunirnos con jóvenes, emprendedores sociales, para armar núcleos activadores. Lugares de intercambios de ideas y construcción para abordar los distintos retos que tenemos como país. Una de las primeras inquietudes fue volver a insistir con la ley #3de3, juntar aún más firmas, construir una nueva iniciativa ciudadana para pensar en una “segunda vuelta” donde sí sea aprobada por el Congreso. Lo que estos ciudadanos proponen es que la clase política sienta su poder de organización.

Las lecciones que nos dejan eventos como el Campus Party y la reunión con jóvenes que comenté, es que podemos resolver los problemas de México mucho más rápido de lo que pensamos si trabajamos en equipo, pensamos de manera diferente y usamos los recursos tecnológicos que tenemos a nuestro alcance.