La columna de Fernanda Tapia: fue sin querer queriendo

Estudios científicos aseguran que quien otorga el perdón termina elevándose muy por encima de aquel quien reconoce la falta

Sin duda alguna, la declaración de la semana en este país piñatero fue el PERDÓN del Presidente. Ahí estaba explicándonos el asunto este del Sistema Nacional Anticorrupción que suena a “pan con lo mismo”. A estrategia sobada de mitad de sexenio cuando el acarreo de torta con tamal te falla en las elecciones medias. Ahí estaba, era un discurso más hasta que empezó a referirse a la casa blanca y lo soltó: “…con toda humildad les pido perdón. Les reitero mi profunda y sincera disculpa por el agravio y la indignación que les causé”

He releído varias veces los párrafos que antecedieron a esta disculpa y saco en conclusión que viene a cuento por la percepción “equivocada” que nos provocó aunque haya actuado conforme a la ley. Ora bien. Un acto de esta magnitud, requiere unos arrestos del mismo tamaño. Sí solo sí, se hace de coraza. En mi apreciación ésto debería sumarle puntos a ofrecer la disculpa. Sin embargo, en estudios, los científicos aseguran que quien otorga el perdón termina elevándose muy por encima de aquel quien reconoce la falta. Y lo que es peor. Podemos o no PERDONAR. Podemos o no olvidar y seguir sacando a cuento la falta cada que se nos venga en gana, convirtiendo aquella proeza de la autocrítica en un verdadero infierno. ¿Cuántas veces se han disculpado ante nosotros? ¿Cuántas veces te obligaron a pedir disculpas de niño y lo hiciste de “dientes para afuera”? En la antigüedad, ánimas que un poderoso se disculpara y menos frente a la plebe. Los tiempos cambian y hoy en día hasta la realeza baja la cabeza y recula ante el escarnio público y el linchamiento mediático. Recordemos al rey Juan Carlos de España quien quien tras salir del hospital donde fue operado de la cadera, dijo ante los medios: “Lo siento mucho. Me he equivocado y no volverá a ocurrir”. El ruquito se refería: 1) A que lo habían exhibido CAZANDO ELEFANTES en Botsuana. Ninguna personalidad pública en su sano juicio (a menos que pertenezca a la Asociación del Rigle o le vaya a Trump) admite públicamente que le gusta masacrar a esos bellísimos animales en peligro de extinción. 2) Que el chistecito habría salido en 60 mil dolarucos.Con la crisis española encima y… chan chan… 

3) Por ahí capaz que hasta le tocó a su ñora porque se decía que en esas escapadas le ponía el “cuerno” de chivo. Otro que tuvo que hacer tripas corazón fue la pareja de la actual candidata a la presidencia norteamericana: Bill Clinton, quien fue balconeado a nivel internacional en 1998, cuando se dio a conocer que había mantenido una relación extramarital con la becaria Monica Lewinsky. Y ai’ nomás nos damos cuenta cómo vamos en reversa con esto de la doble moral y la vela perpetua. A cuántas damas pasó por las armas Kenedy sin tener que decirle a nadie nada. Dicen que su esposa Jackie caminaba por la Casa Blanca y si encontraba unas bragas que no fueran de su talla se limitaba a tirarlas en el primer bote de basura ¡sin levantar siquiera una ceja! En cambio, en un peleado período electoral, a Clinton le armaron pancho digno de haber sido dirimido por la mismísima Laura de América. Primero aseguró sobre su corazón, la Biblia y lo que le acercaran que “él no había tenido una relación sexual con su becaria”. Pero cuando en juicio exhibieron un vestido con material genético en calidad de semen encostrado, explicó más o menos que a su parecer “él no había considerado que introducir en los genitales de la becaria un puro mientras él mismo se erotizaba, fuera exactamente una relación sexual”. El resultado: tres arrugas más en el estoico rostro de Hillary, declaración pública: “Cometí un error, fue un acto indefendible y lo siento”, y claro… su partido no renovó la presidencia en el siguiente mandato. Uno que tal vez no les suene porque no tuvo tantos memes fue un tal Anthony Weiner, excongresista estadounidense. A éste lo invitaron amablemente a  renunciar en junio del 2011.Y claaaro, pidió perdón durante una conferencia de prensa. ¿Qué hizo este angelito? Mandarle fotitos suyas a mujeres. El detalle estaba en que lo mostraban cual fauno lujurioso que era. Y lo que más pesó allá en los “yunaited” es que se encontraba casado. Nomás pa que se rían.

 

LO QUE CALIENTA 

El papa Benedicto XVI pidió perdón en el 2010 por los abusos cometidos por sacerdotes pederastas: “Pedimos perdón insistentemente ante Dios”. ¿Pero a cuántos enjuició?

Mel Gibson. Cuando fue arrestado en 2006, se volvió todo un Lord de las redes sociales vociferando insultos antisemitas ¡¡¡al poli que le estaba leyendo la cartilla!!! La disculpa no tardó mucho en llegar porque habiendo dicho ESO, ningún inversionista judío habría vuelto a apostar por él en Hollywood, sin embargo, en 2010, las llamadas entre él y su novia Oksana Grigorieva que se hicieron públicas, acabaron de enterrar su reputación.

Siendo aún candidato a la presidencia, Enrique Peña Nieto, se vio obligado a ofrecer una disculpa por los comentarios de su hija, quien a través de Twitter llamó “prole” y “pendejos” a quienes se burlaron de su padre al intentar mencionar sus tres libros favoritos en la Feria Internacional del Libro.

 

PARA PENSARLE…

Hay disculpas que tradan en llegar y otras que nunca se presentan. ¿Por qué la reina Isabel de Inglaterra se sintió en la necesidad de ofrecer disculpas a los originarios maoríes de Nueva Zelanda por la toma de sus tierras, pero NO así a los aborígenes australianos quienes siguen sumergidos en la más desoladora pobreza? Algunos ocasionan quebrantos monetarios internacionales, unos más te rompen el corazón, pero los hay quienes rompem el delicado equilibrio del ecosistema INTERNACIONAL y ni se inmutan, o chiflan para arriba o les cae el 20 muy tarde. Recordemos a Tony Hayward, quien en 2006 era director ejecutivo de la petrolera BP (antes llamada British Petroleum) estaba a punto de tener el mayor número de haters en redes sociales. El 20 de abril de 2010 un escape provocó la explosión de la plataforma petrolífera Deepwater Horizon, en el Golfo de México. Se hundió y empezó a vertir petróleo a un ritmo de entre 35 mil y 60 mil barriles por día (entre 5 mil 600 y 9 mil 500 metro cúbicos) de acuerdo a los expertos, aunque las cifras nunca se pudieron verificar. Ante esto, la única opción de Hayward era expresar inmediatamente su más sentido pesar. Pero no fue tan rápido. ¿Por qué? Porque como dictan los protocolos en estos casos, primero estaban buscando a quién correr o recortar. Tuvieron que mocharse con 18 mil 700 millones de dólares por el derrame.

 

ARRIBA

El mayor escándalo del 2012 lo protagonizó Kristen Stewart, actriz de Crepúsculo, cuando se descubrió que le había sido infiel a su novio, Robert Pattinson, luego de que se filtraron fotos de ella besándose con el director Rupert Sanders, quien a su vez estaba casado con Liberty Ross y tenía dos hijos junto a ella. Llegó el “ajustador” mediático y cada quien se quedó con su golpe.

 

ABAJO

Otra de amores y rebambarante: Arnold Schwarzenegger: esta estrella de acción, político racista y hasta muñequito de sololoy, la tuvo cuesta arriba cuando se filtró la noticia de que había tenido uno hijo de un romance fuera de su matrimonio con Maria Shriver. Casado con una mega mujer guapísima, súper talentosa, inteligente y agerrida en la política que lo apoyó aún perteneciendo al partido contrario.

 

NÚMEROS COMPARADOS

El pasado nazi de Hugo Boss tras la derrota de Alemania en la Segunda Guerra Mundial, y avergonzados por el nazismo, muchos prefirieron no volver a hablar del tema. A Hugo Boss el silencio le duró hasta 2011, cuando se disculpó por sus vínculos con los nazis. Ya antes del perdón de Hugo Boss, en el año 2000, 50 años después de la caída del Tercer Reich, el gobierno alemán y 6 mil empresas establecieron un fondo de compensación de 5.500 mdd para los sobrevivientes de la era nazi. (Unas 687,500 iPads).

 

EL CHACALEO 

@Locopescado

…es mejor pedir perdón que pedir permiso. Ya nos chingó de todos modos.

@RafaRico71

…es mejor pedir perdón que pedir permiso. Ya nos chingó de todos modos.

@cecis_es8


…a mi hija por haberle dado nalgadas por 1 berrinche q hizo, ambas lloramos y entendimos q nunca se repetiría

 

LO CHIDO

• Que curiosa sincronía de la vida el hecho de que Justin Bieber estuviese en plena campaña SORRY, con todo y rola hitera disculpándose por sus excesos de juventud. Y justo el mero mero de la nación se inspira y nos sale con su propia versión de menos melodías y menos barritos pero iguales cantidades de gel.

• El famoso Yomkipur, día del perdón judío, según la cábala: El perdón no es un simple pedido que se hace de la boca hacia afuera, sino una fase especial, en la que el hombre comienza a comprender que en el mundo espiritual existe una fuerza que une todas las almas en una unidad única y maravillosa. Esta inmensa distancia que el hombre descubre entre él y esta fuerza que prevalece entre las almas, la fuerza de amor y unión,  lleva al hombre a hacer un profundo examen interno. Éste ve que él mismo actúa a través de motivaciones egoístas de explotar y aprovechar al prójimo para su propio beneficio y que no puede hacer nada para cambiar esta situación. Entonces, irrumpe de su interior el perdón, como un grito de las profundidades, como una petición de un cambio interno, como una plegaria”.

• Después de la peor goleada a la Selección Nacional, Andrés Guardado, el capitán, declaró: “No hay mucho que decir, lo único que se me ocurre es pedir disculpas a todo el país porque no es la cara que se merece México, no merecemos irnos así”.

 

Ejecutados

 

Y algunos se disculpan como Nixon después del Watergate. Pero algunos asegura que repetirían sus acciones. Tony Blair desde Gran Bretaña le mandaba mensajes de apoyo a Bush en los bombardeos a Irak: “Estaré contigo pase lo que pase”. Esto implicaba que hubiese o no las mentadas armas nucleares tan cacareadas para atarcar a ese país. Ahora que se vio que todo fue una cortina de humo, el ex ministro Blair, no sólo NO SE DISCULPÓ, sino que tranquilamente aseguró que “lo volvería a hacer”.