La columna de Jessie Cervantes: urbanización del Pop

La música urbana tiene personajes clásicos, tiene canciones emblemáticas y tiene mucho tiempo pasando, tanto en Puerto Rico, como en algunas zonas de los EU y de forma relativamente reciente en Colombia

Me parece que la música es de tiempos, de corrientes y que cuando algo claro pasa se convierte en un fenómeno del que tarda en desprenderse la audiencia. Es el caso de la música urbana. No es de ahora, el movimiento no es para nada nuevo, tiene personajes clásicos, tiene canciones emblemáticas y tiene mucho tiempo pasando, tanto en Puerto Rico, como en algunas zonas de los Estados Unidos y de forma relativamente reciente en Colombia, de hecho podemos considerar a este último país como responsable directo del fenómeno que vivimos hoy en día en nuestro país.

El año pasado nos dimos a la tarea, en la estación que manejo en la capital del país (EXA FM 104.9), de cambiarle la cara a los festivales de radio, dejar de lado los típicos festivales de música pop para hacer un serio festival de música urbana llamado Urbanica.

El resultado fue un rotundo éxito, tanto que este año no lo vamos a repetir, como era de esperarse: todo mundo enloqueció y las pretensiones hicieron imposible siquiera pensar en repertirlo. Sin pensar que éste fuera el motivo pero seguro que fue un gran detonante. Este año estamos en plena urbanización, todos van sobre este género, cantantes, managers, productores, compañías de discos, canales de televisión y estaciones de radio, todos al final del día somos culpables.

Consciente que el pop en español no está en su mejor momento, que no están saliendo grupos como antaño, creo que lo menos necesario era lo que nos está pasando.  Lo que me llama la atención es que están sonando y saliendo versiones de cualquier cantidad de canciones en el formato de la música urbana pero sus principales exponentes, a excepción  de uno, no están vendiendo los boletos que se esperaba,  y es que pisaron el acelerador sin tomar el tiempo de dejar madurar el movimiento.

En nuestro país creyeron poder pasar de la A la Z en un abrir y cerrar de ojos, esto puede darle menos durabilidad a algo que parecía haber llegado para quedarse, para llenar estadios y mover multitudes. Como siempre pasa en la vida van a sobrevivir los mejores, los que tengan bien cimentado su presente y bien planeado su futuro, los que conserven los pies en la tierra, porque no estoy poniendo en tela de juicio ni su calidad ni su autenticidad, pero cuando este tipo de fenómenos pasan surgen demasiados improvisados que dañan lo andado por los que han sudado sangre desde el principio. Espero que pronto todo y todos tomen su lugar desde cada una de sus trincheras para que el pop siga siendo pop, la balada siga romántica y las versiones de música urbana sean de canciones de música urbana. Todos debemos poner un granito de arena para que siga la buena música cantada en nuestro idioma y para que las listas de popularidad vuelvan a plagarse de buenas canciones cantadas en español. En lo que a mi corresponde levanto la mano y aclaro que lo que la urbanización comentada no es producto de una frustración por no seguir adelante  con el maravilloso proyecto de Urbanica, lo digo porque lo siento y lo veo, además, lo que sobran son ideas para buenos festivales. Ya les contaré del cinco de noviembre.

Hasta la próxima.