La columna de Vicente Amador: mexicanos ¿felices?

El BIARE es útil para el Estado y para la población porque ayuda a comprender mejor cómo está el país

Por:

Platiqué con varias personas sobre los Indicadores de Bienestar Autorreportado (el BIARE), que es una encuesta hecha por el lNEGl cuyo propósito es recoger las percepciones de los ciudadanos sobre su propia situación y contexto. Casi todos con quienes hablé acertaron a decir: “Uy, seguro los mexicanos somos muy felices”. 

Las percepciones que aborda el BIARE son 1) satisfacción con la vida en general; 2) fortaleza anímica y sentido de la vida y; 3) balance afectivo, nuestro estado de ánimo. 

En el primer indicador, “satisfacción con la vida”, el promedio a julio del 2016 es 8.1. ¡Muy bien! ¡Nos calificamos con 8 en una forma de felicidad! ¡Qué bueno que la medición no se hizo la semana pasada cuando tuvimos al impresentable de Trump en México!

Vemos también que, en promedio, los hombres reportan mayor nivel de satisfacción que las mujeres: un 8.2 frente a 8 de ellas. Por grupos de edad, los jóvenes de 18 a 29 años son quienes declaran mayor satisfacción con su vida. A partir de ahí, la satisfacción disminuye, salvo en el caso del grupo que está entre los 60 y los 74 años, donde el promedio se recupera un poco. Sin embargo, a partir de los 75 años el promedio alcanza sus niveles más bajos. Parecería que la edad amarga. Tal vez, como decía Aristóteles, porque con el paso del tiempo vamos atestiguando desilusiones. 

Casi la mitad de los mexicanos estamos en el rango de “moderadamente satisfechos”. Y casi un 40% quedan ubicados en el rango más alto de satisfacción con la vida. ¡Estamos bárbaros! ¿No viviré en un país distinto?

En parte esto tiene una explicación. En cuanto a relaciones personales estamos moderadamente satisfechos y, como les decía, en general así nos mantenemos en todos los aspectos: moderadamente satisfechos en actividad y ocupación, respecto a nuestra vivienda, nuestros logros en la vida, el estado de salud, perspectivas a futuro, nivel de vida, etc. 

Pero donde la “marrana tuerce el rabo” es en la satisfacción con aspectos vinculados al gobierno o al trabajo. Destaca la seguridad ciudadana como el tema que concentra el mayor porcentaje de población insatisfecha; seguido del país, ciudad, tiempo libre y vecindario. La lectura es clara: en México nos sentimos satisfechos con ámbitos próximos a nuestra vida privada, pero como ciudadanos nos evaluamos insatisfechos con aspectos vinculados al ámbito público.

Información como la del BIARE es útil para el Estado y para la población porque ayuda a comprender mejor cómo está el país. Son indicadores que complementan la información económica con otra perspectiva sobre el desarrollo y el progreso social. Más relevante resulta si, siguiendo a Platón, consideramos que la felicidad de los ciudadanos es responsabilidad del Estado.

 

Al recuerdo de K.

Loading...
Revisa el siguiente artículo