Aprobada la Ley de Comedores Sociales impulsada por Morena

Por el bien de la gente, el grupo parlamentario de Morena se congratula de la aprobación de la Ley de Comedores Sociales hecha por la Asamblea Legislativa este 8 de noviembre

Por César Cravioto

Por el bien de la gente, el grupo parlamentario de Morena se congratula de la aprobación de la Ley de Comedores Sociales hecha por la Asamblea Legislativa este 8 de noviembre. Porque beneficia a todos, pero de manera especial, a la población más desprotegida de la Ciudad de México, como niñas y niños, adultos mayores, mujeres embarazadas y personas en situación de calle.

Cabe recordar, al respecto, que desde el 31 de marzo de 2016 nuestro Grupo Parlamentario presentó ante el Pleno de la Asamblea una iniciativa con proyecto de decreto mediante la cual proponía la creación de una Ley de Comedores Comunitarios para los residentes en la Ciudad de México, cuyo objetivo era elevar a rango de ley en esta entidad el Derecho Humano a la alimentación nutritiva y de calidad, así como garantizarlo a todos los residentes de la capital. Después, en mayo y en noviembre de este mismo año se turnaron a las comisiones respectivas otras dos iniciativas en sentido parecido, ambas del PRD, las cuales, debemos reconocer, enriquecieron nuestra propuesta original.

Este histórico pronunciamiento tiene como origen el Programa de Comedores Públicos y Comunitarios, creado en 2009 por Martí Batres Guadarrama, entonces secretario de Desarrollo Social del gobierno capitalino y hoy presidente del Comité Ejecutivo de Morena en la ciudad, quien la instauró con el propósito de aminorar el deterioro alimentario de millones de ciudadanos, resultado de la brutal caída económica de 6% registrada en los primeros años del sexenio de Felipe Calderón.

En lo personal, me siento orgulloso de haber contribuido a la creación del Programa cuando fungía como director general del Instituto de Asistencia e Integración Social, en cuyo cargo inauguré el primer comedor público y gratuito de la ciudad, en la delegación Coyoacán. Me correspondió, asimismo, inaugurar los comedores públicos gratuitos orientados a prestar especial atención a las personas en situación de calle.

La aprobación de la Ley de Comedores Sociales es, sin duda, un paso adelante en la conquista del derecho a la alimentación, que así deja de ser un programa para convertirse en ley. Como advirtió Martí Batres: “Ojalá incluyan en la Constitución de la Ciudad de México todos los derechos sociales que hemos ganado, no sólo el de comedores sociales”.

Cabe subrayar, en este sentido, que pese a la oposición de otros grupos parlamentarios, los legisladores de Morena en el Constituyente se empeñan por incorporar en el próximo Código Político de la ciudad todos los derechos sociales vigentes, y algunos otros que contempla el programa de nuestro partido, como, por ejemplo, el derecho a la educación pública, gratuita y de calidad. Y al transporte público, asimismo gratuito, para estudiantes.

En relación con la Ley de Comedores Sociales, en nuestra Iniciativa advertíamos que las cifras sobre la acuciante pobreza que millo-nes de mexicanos padecen llegan a tal extremo que para 2012 el porcentaje de la población que sufría penurias alimentarias ascendió a 23.3%, es decir, a 27 millones 400 mil personas, la segunda mayor carencia de la población, tan sólo después de la seguridad social.

Se trata, como revelan estas terribles cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, de una verdadera tragedia social. Como advertíamos en nuestra la Iniciativa: se antoja increíble que pese a la agobiante pobreza de nuestra sociedad, en México todavía no se garantice el derecho humano a una alimentación nutritiva y de calidad, ni siquiera en la Ciudad de México.

En la iniciativa presentada por Morena des-tacábamos el imperativo ético, político y social de que los estados garanticen el derecho humano a la alimentación, porque éste tiene una relación directa con la salud, el bienestar y la vida de los seres humanos. Y la necesidad de elevar a rango de ley el derecho humano a la alimentación para garantizar su ejercicio efectivo mediante comedores que proporcionen opciones de alimentación nutritiva, suficiente y de calidad, en condiciones de accesibilidad para todos los residentes en la Ciudad de México.

Debimos enfrentar múltiples reticencias, pero finalmente todos los grupos representados en la Asamblea Legislativa aprobaron, por unanimidad, la Ley de Comedores Sociales.

Ojalá y en el Presupuesto de Egresos consigamos también aprobar un monto suficiente de recursos para que los comedores puedan ofrecer la mejor calidad porque, en la actualidad, tienen graves carencias.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo