La incertidumbre en los mercados

La correcta medición del riesgo siempre ha generado debates y muchas veces se ha preferido pecar del lado conservador

La incertidumbre en los mercados

Una de las misiones fundamentales de los profesionales en finanzas es el adecuado manejo del riesgo, es por esto que en ocasiones las carteras están diseñadas, con base en modelos matemáticos, para ser lo más eficientes maximizando el retorno y minimizando dicho riesgo.

La correcta medición del riesgo siempre ha generado debates y muchas veces se ha preferido pecar del lado conservador. Esto en ocasiones ha llevado a sobredimensionar efectos negativos, lo contrario ha resultado cierto también en otras tantas.

El primer caso es en el que me gustaría ahondar en esta entrega. Para tratar de ejemplificarlo de una manera más clara supongamos que tenemos un cierto activo que hoy tiene un precio de 10 pesos. En nuestros supuestos, estaríamos bastante seguros que si su desempeño fuera el mejor esperado valdría 15 pesos, y en caso contrario 5 pesos. Conforme noticias positivas fueran apareciendo, o se anticiparan cambios favorables, podríamos ver el precio acercarse, o superar los 15 pesos que habíamos asignado al mejor escenario. Esta reacción se podría dar aún cuando muchas de estas notas no se hayan traducido inmediatamente en mejores ventas, márgenes, etcétera.

El caso opuesto implicaría que malas noticias llevarían al precio del activo a ajustar incluso por debajo de los 5 pesos. Esto sin haberse traducido en caídas en ventas, presiones en márgenes, mayor apalancamiento, de manera inmediata. A medida que estas supuestas notas negativas se materialicen, e incluso empaten con las proyecciones pesimistas, veríamos que el precio converge con el del escenario desfavorable. Si el precio había ajustado por debajo de 5 pesos, se vería una apreciación.

Este tipo de comportamiento se ve todos los días, en todos los mercados, en mayor o menor medida. Es donde los inversionistas se ven en la tarea de determinar si los precios reflejan escenarios adversos u optimistas, y cuál es la probabilidad de ocurrencia de los mismos.

En cuanto al mercado local, el constante surgimiento de notas que mencionan implicaciones negativas en diferentes industrias locales, a raíz de cambios en políticas internacionales con nuestro principal socio comercial, se han traducido en ajustes en precios que van desde precios en acciones particulares hasta el valor del peso.

Si bien es nuestra labor seguir de cerca estos acontecimientos, es necesario sopesar de manera diligente los efectos que realmente podrían permearse a la economía real de dichas empresas, industrias, etcétera. y determinar qué tanto se está reflejando adecuadamente, para aprovechar el factor de “sobredimensión” que pudiera existir, o bien esperar el momento adecuado para participar.