Los cinco pecados de un puente

Ya sea que hayas salido de la ciudad o que estés en casa, nuestro columnista Helios Herrera nos comparte cinco pecados que se cometen en los puentes

Segundo mes del año y ya estamos gozando de un día de asueto en el 2017. Sería un tanto militarizado decir que “sin importar el día que sea lo importante es ser productivo”, pero te recuerdo que se puede y debe ser productivo en muchos ámbitos más allá del laboral.

Hace varios años un día festivo se celebraba sin importar qué día fuera; sin embargo, en la actualidad y con un poco más de orden, un puente es un día festivo adelantado para coincidir con el fin de semana y regalarnos la magnífica oportunidad de descansar, no sólo dos días, sino tres.

Es así que el día de mañana, será un lunes que con todas las de la ley, literalmente no podremos asistir a la oficina porque no habrá ni quién nos abra; la idea es descansar y sacar provecho de esa ruptura de rutina para darnos un respiro y recargar pilas.

Ya sea que hayas salido de la ciudad o que estés en casa, hoy quiero compartirte los cinco pecados que puedes cometer durante estos días, te invito a leerlos y evitar a toda costa caer en ellos.

1. Pensar que descansar es perder el tiempo
Descansar no es perder el tiempo, textualmente significa: Cesar en el trabajo para reparar fuerzas con la quietud, reposar o dormir. ¿Acaso esto es perder el tiempo? Me parece que, al contrario, teniendo el suficiente descanso ganarás tiempo de calidad traducido en energía para cumplir tus responsabilidades, proyectos, metas y sueños.

Piensa que pocas cosas son tan importantes como descansar para repararte y cargarte de energía, recuerda que, si no estás bien tanto física como mentalmente, no habrá forma de accionarte en la vida.

2. No desconectarte

Hay un hotel en Los Cabos en donde todos los celulares tiene que meterse a una urna sellada y sepultarse bajo la arena durante la estadía, imagina la cara de felicidad de los niños y la de angustia de los adultos.

Aunque no te vayas a la playa, prohibido mandar y recibir correos de la oficina, incluidos los chats, WhatsApp, Messenger, SMS, etc. Usa tu computadora o tu celular si quieres, pero para tus asuntos personales podría ser buena idea acomodar fotos, descargar libros o revistas, ver alguna película. Busca opciones para sacarle provecho a tus aparatos, pero de una manera completamente diferente a la habitual.

3. No planear lo que vas a hacer

Siempre lo digo, es muy fácil dejar que la vida agarre cualquier rumbo y que las cosas vayan pasando por sí solas, pero si decides hacer esto, ten por seguro que tu día se convertirá en un día perdido. Así que mejor selecciona los temas de tu vida que vas a atender en estos días. Muchas veces dejamos cosas “para después” que son importantes y que no las hacemos hasta que se convierten en algo urgente, por ejemplo, cuando se trata de tus hijos, tu pareja, de relajarte o dormir.

4. Terminarlo tarde

Aunque nos encantaría, no es tan largo como el Golden Gate. El no prepararte para el regreso con previsión y tiempo, te generará más estrés y acabarás peor que como te fuiste. Si sales de la ciudad no te excedas en los tiempos, no pierdas de vista que las carreteras vendrán hasta el tope la noche del lunes y que un viaje de tres horas podrás hacerlo hasta en cinco o seis horas; lo que se traduce en un adiós a la recarga de pila y descanso. Viene por delante una semana casi entera en la cual sí tendrás que meter el 100% de ti para sacar todos tus proyectos y pendientes, así que no abuses porque es mejor todo en medida.

5. Gastar lo que no puedes gastar

Parece que cuando vemos el calendario y un puente, es sinónimo de gastar para su disfrute. Así que mejor apégate a un presupuesto, si tienes destinada cierta cantidad para salir de la ciudad, cumple con ella y no te dejes llevar por la emoción del momento. No gastes mucho pensando en que es la clave para pasar unos días felices, recuerda que no hay peor dinero gastado que el que no se tiene. No tienes que ir al mejor hotel para estar en paz y en armonía contigo y con los tuyos, eso viene de tu interior.

Deseo que el día de mañana escribas un día de descanso y tranquilidad en compañía de lo más valioso que tienes en la vida, tu propia persona.

Piensa, reflexiona y actúa.

 

TE RECOMENDAMOS: