Ese colosal abuso llamado predialazo

El alza al impuesto predial para 2017 aplicada por el gobierno de la Ciudad de México y avalada por la mayoría de diputados de la Asamblea Legislativa es un colosal abuso de las autoridade

El alza al impuesto predial para 2017 aplicada por el gobierno de la Ciudad de México y avalada por la mayoría de diputados de la Asamblea Legislativa es un colosal abuso de las autoridades, un atropello mayor en contra de la economía familiar que afecta a todas las zonas de la capital.

Para contrarrestar esta violación a los derechos ciudadanos y cancelar el predialazo, los diputados de Morena en el referido organismo legislativo hicimos público el siguiente plan de acción, el cual consta de cuatro acciones opcionales:

1. Exigirle al Jefe de Gobierno que expida un decreto para que el impuesto predial sea idéntico al de 2016.

2. Darle seguimiento a la Acción de Inconstitucionalidad que interpusimos ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la cual presentamos el pasado 30 de enero.

3. Convocar a una Sesión Extraordinaria de la Asamblea Legislativa destinada a modificar el predial para que quede en los mismos porcentajes que en 2016.

4. Conminar a los vecinos a presentarse ante la Tesorería local para pagar por el impuesto predial la misma cantidad que el año pasado.

En relación con el segundo punto, cabe subrayar que el 9 de febrero, la Suprema Corte de Justicia de la Nación dio entrada a la Acción de Inconstitucionalidad interpuesta por los veinte diputados de Morena y dos legisladores más. En ésta, impugnamos el desmesurado aumento aplicado al impuesto predial por la administración capitalina con la anuencia, cabe la reiteración, de la mayoría de diputados de la Asamblea y la oposición de la bancada de Morena.

En la respuesta de la Corte, se advierte:

“Dese vista a la Asamblea Legislativa y al Jefe de Gobierno, ambos del Distrito Federal, para que en el plazo indicado rindan su informe y, bajo apercibimiento, señalen domicilio para oír y recibir notificaciones en esta ciudad, envíen a este Alto Tribunal copia certificada de la norma impugnada y el citado titular de gobierno remita un ejemplar de la Gaceta Oficial del Distrito Federal en que se haya publicado el decreto impugnado”.

La respuesta de la Suprema Corte a nuestra demanda confirma el apego a la ley con que de manera invariable Morena y los representantes populares de nuestro partido nos hemos conducido. Esperamos, desde luego, que los ministros den una resolución favorable a los capitalinos.

Jamás, cabe subrayar, hemos abogado porque los ciudadanos no paguen impuestos, ni porque los evadan o eludan. Muy por el contrario, una y mil veces nos hemos manifestado en favor del “buen contribuyente”, ese esforzado ciudadano que, pese al agobio cotidiano, cumple con sus responsabilidades tributarias para que la ciudad pueda funcionar con eficiencia y prestar los servicios indispensables a los capitalinos.

Pero también, como representantes populares, hemos apoyado a los vecinos en sus justos reclamos contra las arbitrariedades de las autoridades. Así lo hicimos en los casos del Reglamento de Tránsito, la Rueda de la Fortuna y el Cetram Chapultepec, que de acuerdo con los vecinos afectaban sus derechos y su entorno urbano.

Como también los afecta la desmesurada alza al impuesto predial. Hay casos, por ejemplo, en que de 2016 a 2017 los aumentos van de 405 a 2 mil 778 pesos. O de 368 a 2 mil 719 pesos. De 392 a 2 mil 871 pesos. Y de 234 a 9 mil 867 pesos, entre otros muchos.

En tal sentido, ante una oleada de quejas vecinales, los diputados de Morena instalamos un módulo de atención en el exterior de las oficinas de la Tesorería local para recibir sus quejas. Ahí les aconsejamos pagar la misma cantidad que en 2016. Y por supuesto, jamás les sugerimos dejar de pagar impuestos. Sólo lo justo.

Hoy, legisladores de partidos subordinados a la administración capitalina se rasgan las vestiduras porque respaldamos los justos reclamos de los ciudadanos, a los que como representantes populares prometimos defender. Pero, en su afán de congraciarse con el Jefe de Gobierno, olvidan que ésa es precisamente una de las funciones de nuestro honroso cargo de legisladores.

En efecto, en su avidez por defender a rajatabla las decisiones del gobierno de la Ciudad de México, se desentienden de que la Ley Orgánica de la Asamblea Legislativa del DF, en su artículo 18 fracción VII señala que es prerrogativa de los legisladores “representar los intereses ciudadanos y promover y gestionar la solución de los problemas y necesidades colectivas ante las autoridades competentes”.

La bancada de morena se acoge a tal prerrogativa de orden jurídico y moral para levantar su voz a favor de los reclamos de los habitantes de esta gran ciudad y gestionar la resolución de sus problemas, en el caso que nos ocupa, el injusto e ilegal incremento al impuesto predial.

Por eso la mayoría de capitalinos por dos veces consecutivas, en 2015 y 2016, nos han favorecido con su voto. Y también porque les consta que jamás hemos pretendido cambiar votos por el apoyo popular. Por el contrario, hemos criticado hasta el cansancio este tipo de prácticas que degradan, sobre todo, a quienes ofrecen dádivas que ultrajan el decoro de la gente.

Ni ante el predialazo o el gasolinazo, ni en ningún otro caso hemos buscado politizar la irritación popular. Morena no hace trueques con la dignidad popular. Lo que nos interesa es trabajar de manera unida y participativa con los ciudadanos libres de la República y de nuestra ciudad.

Porque el renacimiento de nuestro país presupone la participación de los ciudadanos conscientes, no manipulados por los vasallos del poder que no tuvieron empacho en firmar el Pacto por México para poner nuestros recursos naturales, estratégicos, en manos de trasnacionales y de empresarios desnacionalizados.

Entretanto, en espera de la resolución final de la Corte y de la respuesta del jefe de Gobierno, continuaremos atendiendo a los ciudadanos afectados por el predialazo en los módulos de nuestros veinte diputados, y en los que hemos instalado en la explanada de la Tesorería.

Confiamos en que con el apoyo mayoritario de los mexicanos en 2018, un gobierno popular y nacionalista pondrá punto final, en la República, a las prácticas que han condenado a millones de nuestros compatriotas a vivir en la pobreza y el desamparo. Y que en la capital un gobierno democrático de término a disposiciones dictadas por el lucro y en agravio de la economía familiar.

* Coordinador del grupo parlamentario de morena en la Asamblea Legislativa.