Por una Constitución en favor de la gente

Promulgada ya la Constitución de la Ciudad de México, corresponde ahora a la Asamblea Legislativa la sobresaliente tarea de elaborar las leyes secundarias que de aquélla emanen

Por César Cravioto

Promulgada ya la Constitución de la Ciudad de México, corresponde ahora a la Asamblea Legislativa la sobresaliente tarea de elaborar las leyes secundarias que de aquélla emanen.

El grupo parlamentario de Morena en el órgano legislativo se empeñará en que las leyes orgánicas del Poder Judicial, la del Poder Ejecutivo y la del Poder Legislativo, así como la Ley de Administración Pública de Alcaldías y la Ley de Organizaciones y Procesos Electorales, surjan del consenso de las fuerzas políticas ahí representadas.

Nos comprometemos a resguardar, en las leyes complementarias, los principios de avanzada que conseguimos incorporar en la Constitución.
Estamos obligados a elaborar en primer término, porque para ello sólo contamos con noventa días, la importantísima Ley de Organizaciones y Procesos Electorales, porque en buena parte de ella dependerá que la voluntad ciudadana se respete.

Una tarea difícil como muy pocas otras, porque en el país y en la Ciudad de México impera un aparato electoral acostumbrado al agandalle, a la compra de votos y de conciencias, al cínico gangsterismo de los partidos firmantes del Pacto por México, capaces de cometer las peores fechorías con tal de incrustarse en el aparato del poder.

En efecto, la brutal crisis que corroe los cimientos de la nación obedece al rompimiento de los principios de la democracia, manifiesto, entre otros sucesos criminales, en el asesinato contra el candidato presidencial priista Luis Donaldo Colosio el 23 de marzo de 1994, en el fraude electoral de 1988 cometido en agravio de Cuauhtémoc Cárdenas para entronizar a Carlos Salinas en el poder, y los gigantescos fraudes en los comicios que le arrebataron a Andrés Manuel López Obrador su legítima victoria y su arribo a la Presidencia en 2006 y 2012.

Con tales referencias, pugnaremos, en consecuencia, porque en las leyes secundarias se ratifique la voluntad de incorporar en el Código capitalino el derecho al recuento voto por voto en votaciones cerradas. Un derecho que tanto el Instituto Electoral del Distrito Federal, como el Tribunal Electoral y el propio gobierno de la ciudad negaron en las elecciones de 2015 con el pretexto de que este principio no estaba previsto en la legislación local.

Al respecto, cabe recordar que en ese año seis delegados de los que en la actualidad gobiernan el mismo número de demarcaciones políticas en la ciudad de México, asumieron ese importante cargo popular mediante la compra del voto. Por eso no atienden las necesidades de los ciudadanos y sólo gobiernan en favor de su camarilla.

Y precisamente por eso, mientras no se cancele de una vez por toda esta inmoral e ilegítima manera de asumir el poder, continuará el deterioro de la vida pública y del bienestar de los capitalinos.

En consecuencia es fundamental atender el tema referente a la compra del voto, un delito ya contemplado en la nueva Constitución, cuya penalidad será imprescindible refrendar en la Ley Electoral para evitar la repetición de las viejas artimañas impuestas por el PRI, hoy calcadas por el PRD y Acción Nacional. Deberemos, luego entonces, imponer candados legislativos para impedir que los programas públicos sean destinados a la compra del voto, a la entrega discrecional de agua potable, de tinacos y despensas…

Los derechos sociales deben ser universales y permanentes, no pueden ni deben constreñirse a épocas electorales. Por tanto, la Ley Electoral debe garantizar certeza, institucionalidad y libertad en el ejercicio del sufragio. Asimismo, legislaremos para que los funcionarios de los organismos electorales garanticen certeza y libertad, porque en la actualidad maniobran en favor del PRD.

De acuerdo con el Artículo 53 de la Constitución, “las alcaldías son órganos político administrativos que se integran por un alcalde o alcaldesa y un concejo, electos por votación universal, libre, directa y secreta para un periodo de tres años”.

En ese marco, nos esforzaremos para que los concejales sean honoríficos. Para que no cobren, o si lo hicieren, que cobren por sesión, como ocurre, por ejemplo, con los concejales en las empresas privadas. Porque no basta con que haya democracia, también es imprescindible no elevar sus costos.

Asimismo, nos empeñaremos para que también en las elecciones de alcaldes y concejales, si el resultado es cerrado, se recuente voto por voto, y porque no haya parentesco entre antecesor y sucesor, para evitar la eternización de pandillas familiares en los cargos de representación popular, como hoy ocurre en varias delegaciones de la ciudad, por ejemplo, en Gustavo A. Madero e Iztacalco.

Y desde luego, por establecer la revocación de mandato de alcaldes y concejales. Para poner coto a los malos gobernantes.

En fin, tenemos por delante una gran tarea. En ocasiones sucesivas abundaré sobre las otras leyes secundarias que deberemos elaborar. Baste, por lo pronto, manifestar nuestra satisfacción porque nuestros constituyentes lograron la aceptación de otras fuerzas políticas para instaurar y respetar derechos sociales fundamentales, entre los cuales sobresale la Pensión de Adultos Mayores, creada por Andrés Manuel López Obrador, la cual hoy es pirateada en todo el país.

Como, asimismo, la beca de discapacidad, la gratuidad de medicamentos, la beca Prepa Sí y el Seguro de Desempleo.

En resumen: las leyes secundarias deberán ofrecer certidumbre en las funciones y recuperar el espíritu democrático de la Ciudad de México que, de manera tan lamentable, se han perdido en los últimos años.

Cuando en 2018 morena gobierne, gracias al respaldo del voto ciudadano, la capital de la República, hará realidad los derechos que la Constitución consagra para, entonces sí, poner al Gobierno al servicio de la gente, con austeridad republicana y erradicación total de la corrupción que hoy carcomen al Estado y a la República.

* Coordinador del grupo parlamentario de morena en la Asamblea Legislativa.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo