El poder de la unidad

En estos días, el presidente Donald Trump ha dado un ejemplo de cómo dividir y polarizar a un país, así como lo hizo Andrés Manuel López Obrador en 2016

Por David Olivo

En estos días, el presidente Donald Trump ha dado un ejemplo de cómo dividir y polarizar a un país, así como lo hizo Andrés Manuel López Obrador en 2016. Ambos son populistas, demagogos, autoritarios y emplean discursos de descalificación.
Todos tienen la culpa de todo menos ellos. Todo se trata de un complot en su contra. En el caso del presidente estadounidense, la culpa de sus males la tienen los migrantes, los “bad persons”, los mojados mexicanos. En el caso del aspirante presidencial tabasqueño el mal radica en “la mafia en el poder”.
Otra similitud entre Trump y AMLO es que ambos descalifican a los medios de comunicación y al mismo proceso electoral cuando no los favorecen o les incomodan las preguntas de estos. “Al diablo las instituciones”, es la cantaleta de AMLO en las últimas elecciones presidenciales, las cuales perdió.
A Trump y a AMLO les gusta dividir para vencer, aunque en sus aspiraciones arrastren la democracia y la legalidad.
Sin embargo, a diferencia de lo que pasó en EU en noviembre del año pasado, en México se ha comprobado que la división y el miedo no necesariamente confabulan a favor del tabasqueño. En 2006, Felipe Calderón lo derrotó cuando el ex priista ya se veía en el poder, ya se veía en Los Pinos.
Ese año, el PAN y México le dieron una lección a este personaje que transita entre lo mesiánico y lo populista, y que hoy en día ya también se ve y sueña con la banda presidencial.
Acción Nacional sabe ganar elecciones presidenciales, sabe dar lecciones a gobiernos impresentables. En el 2000 sacó al PRI tras 71 años en el poder y en 2006 refrendó su triunfo ante un populista que en protesta tomó Paseo de la Reforma, la avenida más emblemática y turística del país. Después, mandó al diablo a las instituciones, se autoproclamó presidente legítimo y… sepultó su capital político.
Ricardo Anaya, el líder nacional del PAN, lo tiene bien claro: “eso ha dicho muchas veces y todas las veces ha perdido. Nosotros le sabemos ganar a López Obrador, le vamos a ganar y vamos a lograr el cambio que México se merece. México no merece seguir bajo el yugo de este PRI que ha sido ineficaz y corrupto, pero tampoco bajo ninguna circunstancia queremos esa alternativa populista que acabaría siendo destructiva para México”, dijo esta semana en Coahuila.
La fórmula para ganarle fue la unidad, dentro del PAN y dentro de un país aterrado por la posibilidad de que este populista -parecido también al presidente venezolano, Nicolás Maduro- pudiera gobernarnos.
Esta misma fórmula permitió que el PAN en alianza con el PRD (en algunos estados) se ganaran siete elecciones el año pasado, en Veracruz, Quintana Roo, Chihuahua, Durango, Aguascalientes, Tamaulipas y Puebla.
Y esta estrategia, esta fórmula, se pondrá en marcha a partir de este domingo, cuando Josefina Vázquez Mota sea declarada formalmente como candidata del PAN al gobierno del Estado de México, una entidad que también está urgida de un cambio, de una alternancia democrática que le permita dejar los primeros lugares de violencia y feminicidios a nivel nacional.
A diferencia del populismo de Morena, Josefina Vázquez Mota cuenta con credibilidad, experiencia y carisma para convertirse en la primera gobernadora en un estado que en lo único que destaca es en la violencia contra las mujeres.
Y más que distraerse en la elección presidencial del próximo año, para el PAN y para Anaya es primordial agradecer la confianza ciudadana de 2016 con hechos, con buenos gobiernos, señalando a los exgobernadores corruptos, como Javier Duarte, César Duarte,Roberto Borge, Moreira.
Sólo de esa forma se podrá pensar que este 4 de junio, la población refrendará su confianza en el PAN en Coahuila, Nayarit y el Estado de México.
“Es muy importante ahora concentrarnos en las elecciones en Coahuila, en el Estado de México, en Nayarit y en Veracruz. Y pasando estas elecciones, una vez que tengamos los resultados favorables para el PAN, unidos vamos a resolver el 2018″. Así de simple lo resume Anaya. Así de simple es la fórmula ganadora de Acción Nacional.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo