¿De dónde salen nuevas acciones?

Por Ivan Barona

En una de las primeras entregas habíamos definido una acción como una parte representativa del capital de una empresa.

Es un título que representa propiedad. Al ser dueño de una acción, me vuelvo dueño—en mayor o menor proporción—de una empresa. Si fuera dueño de la totalidad de las acciones de una compañía yo podría tomar las decisiones de qué hacer con los activos, y me volvería responsable de cubrir los pasivos, hasta donde alcance con dichos activos.

A estas alturas vale la pena señalar que una empresa privada también respalda su propiedad, o define quiénes son sus dueños, a través de acciones representativas de su capital.

La diferencia entre una empresa pública y privada, es que la primera tiene sus títulos listados en un mercado reconocido donde el gran público inversionista puede comprar y vender dichos títulos, con mayor facilidad o liquidez.

Para permanecer en estos mercados, el emisor debe cumplir con diferentes requerimientos como: publicar periódicamente sus estados financieros, proveer de manera simétrica y oportuna la información relevante, acatar las regulaciones pertinentes, cubrir los costos de mantenimiento, entre otros.

Cuando una empresa coloca deuda o emite bonos, adquiere la obligación de repagar los recursos obtenidos (principal) en una fecha determinada (plazo) y pagar un premio (interés). Por otro lado, cuando una empresa coloca acciones estará compartiendo la propiedad de la compañía a cambio del dinero recaudado. No tiene obligación de repagar ningún monto o recomprar dichos títulos.

Dado que existe un número finito de acciones de cada empresa, es justo decir que el precio de las mismas se moverá por el choque entre la oferta y demanda de las mismas. Si existe un mayor número de personas queriendo comprar cierta acción, tendrá que pagar un mayor precio para que quienes las tienen estén dispuestos a venderlas. Estas decisiones se toman comúnmente con base en las expectativas, supuestamente racionales, de cada inversionista sobre cuál es el verdadero valor de cada acción.

Ahora, ¿de dónde salen nuevas acciones?

Una empresa se hace pública al listar sus acciones por primera vez, esto a través de una Oferta Pública Inicial. Si las acciones son de nueva creación, se dice que es Primaria y el dinero levantado entrará directamente a las arcas de la empresa. Si las acciones son las de algún socio, o socios, que buscan hacer liquidez—o salir parcialmente de su tenencia en la empresa—se dice que es una oferta Secundaria y los recursos quedarán en las manos de los dueños originales de las acciones sujetas a la oferta.

Tan sólo el pasado 2 de marzo la empresa Snap Inc., controladora de la red social SNAPCHAT, llevó a cabo su oferta pública inicial en el New York Stock Exchange, donde colocó 200 millones de acciones a un precio de 17.00 dólares.

Tras una sesión donde el mercado mostró gran apetito, los títulos de SNAP cerraron en 24.48 dólares, avanzando 44%.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo