Desde 2018, una República honesta y justa

Desde 2018, una República honesta y justa

CUna multitud que desbordaba por los cuatro costados el Monumento a la Revolución, se dio cita este domingo 9 de abril a partir de las cinco de la tarde para firmar el Acuerdo Político de Unidad por la Prosperidad del Pueblo y el Renacimiento de México.

Convocados por Andrés Manuel López Obrador, miles de mujeres y hombres libres y conscientes, dueños de su destino y de su voluntad acudieron al llamado para reafirmar su respaldo al presidente nacional de Morena y a su programa para transformar de raíz a México a partir de 2018.

Parecía inacabable la fila de ciudadanos y ciudadanos que, surgidos de los cuatro puntos cardinales, atiborraban la Plaza de la República.

La multitud fue una muestra irrefutable del apoyo popular a nuestro partido y a sus postulados para lograr convertir en realidad el renacimiento de nuestro país. Banderas, carteles de apoyo al movimiento lopezobradorista y una muchedumbre multicolor enmarcaban la firma del Acuerdo de líderes sociales, muchos de ellos sin tintes partidarios, que sirvió de preámbulo al inicio de la ceremonia encabezada por López Obrador.

Al respecto, cabe señalar que el Acuerdo es una convocatoria a todas y todos los ciudadanos con respeto a la pluralidad y a la militancia de cada quien. Por eso precisamente es una unidad de distintas fuerzas en torno de un plan de cambio de México.

De tal modo, exdelegados políticos de la ciudad, deportistas, dirigentes de asociaciones privadas, empresarios estamparon su firma en el histórico Acuerdo Político.

Porque de lo que se trata, como señala Andrés Manuel López Obrador en 50 Lineamientos para la trasformación de México, uno de los ejes fundamentales del programa de Morena consiste en cortar de tajo la corrupción. Las preocupaciones recurrentes de la ciudadanía son la inseguridad, la crisis económica y la inseguridad. Pero suele callarse que estos problemas son, en buena parte, consecuencia de la deshonestidad.

López Obrador advierte que el crimen organizado y la violencia son producto de la colusión entre delincuentes y autoridades, las cuales solapan, mediante contubernios y a cambio de sobornos, a los grupos delincuenciales.

Los tentáculos de este cáncer se extienden por todo el enfermo organismo de México. Por ejemplo, el Presupuesto de Egresos no alcanza para mejorar la infraestructura, ni los servicios de salud y educación porque los recursos destinados a estos rubros se los roban, de forma desvergonzada, las autoridades federales, estatales y municipales.

Los funcionarios deshonestos expolian, así, las finanzas públicas. Si los recursos se manejaran de manera eficiente y honesta, podrían generarse fuentes de trabajo, tanto a través de la inversión pública, como de la privada. Porque los “moches” que se cambian por licitaciones o contratos con el gobierno, elevan hasta 30 por ciento los costos de inversión y generan un círculo vicioso que agiganta la corrupción.

Con tales antecedentes, en el templete se reunieron diversos personajes que se han significado por combatir en favor de los derechos humanos de los capitalinos, la justicia y la equidad económica, social y de género.

Ahí se encontraban Martí Batres Guadarrama, prácticamente todos los diputados de nuestro partido en la Asamblea Legislativa, entre ellos quien firma esta columna: César Cravioto Romero, así como Felipe de la Cruz, Flor Ivone Morales, Miguel Ángel Hernández, Beatriz Rojas Martínez…

Legisladores de Morena en la Cámara de Diputados también estuvieron presentes, así como jefes delegacionales de Morena, y muchos personajes de la sociedad civil que, aunque no militan en Morena, sí apoyan su proyecto de nación. Por ejemplo: Alejandra Moreno Toscano, exdiputada constituyente y destacada autoridad del Centro Histórico; Fadiala Alcabani, exdelegada en Benito Juárez por Acción Nacional,

El discurso de López Obrador fue el clímax del evento. En él advirtió que ese era el acto más representativo del país por la diversidad, porque en él estaban representados los sectores, los partidos y los ciudadanos libres.

Vamos a ganar la Presidencia en 2018. Morena está en primer lugar de las preferencias ciudadanas en todo el país, subrayó. El gobierno y la corrupción son las causas por las cuales México se ha estancado.

Es, por tanto, imprescindible terminar con estas lacras, recalcó.

Llamó a consolidar el trabajo de la organización en cada colonia, barrio, unidad habitacional. A sumar voluntades en cada sección electoral, a concienciar a la gente y evitar la compra del voto.

Están muertos de miedo, señaló en referencia al gobierno de Peña Nieto y a los partidos corruptos.

“Se invertirán 110 mil millones de pesos para que a ningún joven le falte escuela ni trabajo. Si los políticos corruptos se roban 500 mil millones, con esa cantidad nos alcanzará y hasta va a sobrar”.

No continuaremos con el uso de la fuerza, advirtió. Los soldados son pueblo uniformado. Y se comprometió a que como comandante en jefe de las fuerzas armadas, jamás dará la orden de que el ejército reprima al pueblo. Ya reeditan la campaña de 2006 y 2012 para meter miedo a clases medias y empresarios.

Y recordó su lema central de años atrás, al decir: Ayudaremos, antes que a nadie, a los pobres. “Por el bien de todos, primero los pobres”.

Pero también apoyaremos a clases medias y a empresarios, afirmó. No se aumentarán impuestos en términos reales. Se requiere inversión privada. La inversión pública será como capital semilla. Como ocurrió cuando fui jefe de Gobierno. Por cada peso de inversión pública, había 30 de inversión privada.

Desde 2018, habrá una economía tripartita conformada por los sectores privado, público y social.

Si hay bienestar, explicó, hay paz y desarrollo.

Y le pidió al gobierno de Estados Unidos que no intervenga en las elecciones de México. Nosotros, recalcó, fuimos respetuosos de su campaña electoral. Pero la derecha, la esposa de Calderón ya fue a hablar con “aquél” para pedirle su intervención por si la izquierda gana. Como cuando en 1864 buscaron a un príncipe extranjero.

En conclusión: En Morena estamos convencidos de que si acabamos con la corrupción, daremos un gran paso hacia la mejoría de las condiciones de vida de los mexicanos.

Con una frase de Benito Juárez, concluyó su vibrante discurso: “Con el pueblo, todo. Contra el pueblo, nada”.
En 2018 comenzará a renacer nuestro país.