¿La segunda vuelta es una medida viable para 2018?

La modificación de nuestro sistema electoral para incorporar la segunda vuelta amerita una amplia discusión. Estamos hablando de una reforma de Estado de gran calado

¿La segunda vuelta es una medida viable para 2018?

Por segunda vuelta electoral se entiende la realización de un segundo proceso electoral cuando los candidatos a elegir no logran la mayoría absoluta en la primera elección. Participan en el segundo proceso los dos candidatos que hayan ganado la mayor cantidad de votos. Este mecanismo surge en Francia en 1852. Su principal virtud radica en disminuir la fragmentación de los partidos políticos y facilitar la gobernabilidad.

El sistema francés permite la segunda vuelta en las elecciones presidenciales y también en las legislativas.

Entre las desventajas de la segunda vuelta se encuentra la distorsión de la voluntad popular ante la elección de candidatos que no son de su preferencia, lo que al mismo tiempo puede motivar el abstencionismo; genera costos económicos adicionales; se puede crear un ambiente de incertidumbre por la distancia que habría entre los primeros y los segundos comicios.

En América Latina, la segunda vuelta existe solamente para la elección presidencial en Uruguay, Brasil, Chile, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Panamá, Bolivia, Perú, República Dominicana, Argentina, Costa Rica y Ecuador.

En el caso mexicano, la modificación de nuestro sistema electoral para incorporar la segunda vuelta amerita una amplia discusión. Estamos hablando de una reforma de Estado de gran calado, ante la cual es indispensable convocar a un debate nacional y el tiempo que tenemos para ello es limitado, en consecuencia, no es viable para los comicios de 2018.

La idea de contar con una segunda vuelta significa en el contexto actual, la formación de MAYORÍAS FICTICIAS con dedicatoria de exclusión política de partidos o candidatos.

Contemplar este objetivo como razón principal de una reforma electoral sería una salida excluyente en la democracia a la que aspiramos todos los mexicanos.