La nueva batalla… de Puebla

El estado de Puebla se ha vuelto pieza angular de la contienda electoral para sumar apoyos ciudadanos a los candidatos independientes

Por Juan Enrique Huerta Wong

Hoy, los candidatos independientes se encuentran reuniendo firmas. Todos han encontrado trabas, incluyendo un número importante de rechazos del INE de las firmas para Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco” y Margarita Zavala, los candidatos independientes a la Presidencia de la República que lideran la recolección. Este lunes inició la nueva batalla de Puebla. En el estado con mayor concentración de poder, el movimiento Sumamos busca ganar espacios.

Sumamos busca un laboratorio democrático en México. Puebla es por muchas razones una entidad excepcional en el mapa mexicano. Se trata del estado con mayor desigualdad socioeconómica del país, donde hasta hace muy poco, el color de piel y el origen étnico abrían o cerraban las oportunidades.

Ya hubo una prueba anterior. Algunas de las organizaciones civiles que hoy conforman Sumamos, participaron cuando el entonces candidato a gobernador, Rafael Moreno Valle, ofrecía un consenso social. Moreno Valle logró una convocatoria única de todos los partidos y organizaciones civiles, y parecía el renacer de muchas cosas. Porque hay que recordar que Puebla es la puerta del Sur y Sureste de México, el espacio marginal del país.

Lo apoyaron. Ganaron. Y después, el dueño del poder en Puebla se dedicó a regular para lograr poder absoluto. Y el poder absoluto, dijo Lord Acton, corrompe absolutamente. Así que Puebla es el lugar del país con menos derechos políticos, donde más candados hay a la acción cívica. Así que el reto hoy es ganar los registros en el estado donde más firmas en un menor tiempo se tienen que reunir.

Sumamos es encabezado por un grupo de intelectuales y ciudadanos respetables cuyo líder visible es Enrique Cárdenas Sánchez. Cárdenas fue rector de la Universidad de las Américas Puebla, funcionario fundador de la Secretaría de la Función Pública, y director ejecutivo del Centro de Estudios Espinosa Yglesias. Lideró el grupo que propuso la Ley 3 de 3. Es decir, cuenta con la más notable carrera en México en contra de la corrupción.

Los poblanos no están solos. Un grupo de intelectuales y activistas de la Ciudad de México se han sumado a esta causa. Ellos son liderados por Emilio Álvarez Icaza, María Amparo Casar, Rogelio Gómez Hermosillo y María Elena Moreira. Álvarez Icaza cuenta con una larga trayectoria en materia ciudadana. Lo conocí muy joven en San Cristóbal de las Casas en el tiempo de conflicto en 1994, y desde entonces llamaba la atención su bonhomía y aprecio por la causa ciudadana.

María Amparo Casar es una intelectual notable, cuyas ideas contra la corrupción se reflejan también en la Ley 3de3. Recientemente, como ha sido tradición en el sexenio, se solicitó a Leonardo Curzio que Casar dejara MVS por su carácter crítico independiente.

Rogelio Gómez Hermosillo ha sido coordinador en Alianza Cívica y la Acción Ciudadana Frente a la Pobreza. Formó parte del grupo de editorialistas censurados en El Universal. El asunto se aclaró, pero el intento de la administración federal por acallarlo quedó de manifiesto.

María Elena Moreira es mejor conocida por ser la líder del movimiento de los “pirrurris”, tal como Andrés López descalificó el movimiento 100% ciudadano por protestar contra la violencia en México. Es activista contra la violencia.

Sumamos responde a la lógica que hemos construido de que hay que votar por el menos malo. Ellos invitan a que construyamos de otra manera, a la ciudadana, las formas de representarnos y entendernos. Buscan algo muy simple. Que se aplique la ley sin distingos, y que haya derechos políticos, económicos y sociales para todos, sin que el color de piel o el origen socioeconómico determinen a donde se llega en la vida. Están convencidos que #SíHayDeOtra.

También puedes leer:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo