Damián Zepeda, la otra victoria del PAN

Damián Zepeda ganó el debate del lunes pasado en el programa Despierta con Loret el lunes pasado ante la morenista Yeidckol Polevnsky y el priista Enrique Ochoa

Por David Olivo

En estos tiempos de precampaña y campañas simuladas por parte del gobierno, el Partido Acción Nacional ganó esta semana por partida doble.

Primero, porque su candidato presidencial Ricardo sigue sumando apoyos al interior del panismo luego de que el exgobernador Rafael Moreno Valle se bajara de la contienda interna para apoyar su precandidatura y, segundo, porque su dirigente nacional Damián Zepeda ganó el debate del lunes pasado en el programa Despierta con Loret el lunes pasado ante la morenista Yeidckol Polevnsky y el priista Enrique Ochoa.

En el caso de Ricardo Anaya está clara que su apuesta por el cambio de gobierno es la más fresca, la más radical y la que no se anda con medias tintas. Cero tolerancia a los corruptos, uso de energías renovables, combate a la inseguridad y más y mejores empleos forman parte de su abanico de propuestas.

Incluso, el joven queretano se convirtió en tendencia el pasado martes, luego de revelarse una imagen llevando a su hijo a la escuela. Con el hashtag #HazañasDeRicardoAnaya, el precandidato panista sumó 8 mil nuevos “me gusta” en Facebook, con lo que subió en simpatías con respecto al resto de los contendientes.

Por otra parte, Anaya se convirtió el domingo en el precandidato único de la coalición Por México al Frente, luego de que Rafael Moreno Valle anunciara que declinaba a su favor, lo que sin duda redituará en el fortalecimiento de la alianza electoral y sumará apoyos en la contienda por la Presidencia de la República.

Y, por otra parte, Damián Zepeda logró una importante victoria en el debate organizado por el periodista Carlos Loret de Mola el lunes pasado en su noticiero matutino, al desnudar y evidenciar las propuestas de los contendientes de Morena y el PRI.

En el intercambio de ideas, Zepeda se mostró seguro, desenvuelto y preparado ante el cúmulo de propuestas demagógicas de los contrincantes de la coalición liderada por el PAN.

Ante la morenista Yeidckol Polevnsky y el priista Enrique Ochoa, el presidente nacional de Acción Nacional evidenció, con cifras oficiales, la realidad de un país gobernado por el PRI-Gobierno en materia de inseguridad, corrupción, pobreza y crisis económica.

Además, también evidenció la propuesta vieja y retrógrada del aspirante de Morena, como el tema del disparo en el número de secuestros en la Ciudad de México cuando fue gobernada por Andrés Manuel López Obrador.

De José Antonio Meade, el dirigente albiazul lo calificó de un fracaso como integrante del gabinete tanto en las carteras de la Cancillería, como en Sedesol (responsable del combate a la pobreza) y en Hacienda, quien apadrinó los gasolinazos, cuya inconformidad social detonó una serie de saqueos violentos en todo el país a principios del año pasado.

Para Damián Zepeda, Ricardo Anaya y para la coalición Por México al Frente, el próximo 1 de julio los mexicanos tienen solamente dos caminos: optar por el continuismo del actual gobierno (el cual ha roto todos los récords en materia de corrupción y violencia) o el cambio, pero un cambio de verdad y no con medidas populistas, sino concretas, con resultados, con castigos para los corruptos, sin amnistías para los criminales y con mejores empleos y salarios para los mexicanos.

Anaya y Zepeda representan a una verdadera generación de políticos sin pasados oscuros, sin intereses personales, sin deudas con el país, sin escándalos, transparentes y sin ánimos de revanchismo. Encabezan a un grupo de mexicanos que anhelan el cambio, que tienen la voluntad, la capacidad y sobre todo la visión que busca transformar al país y que han demostrado que cuya única ambición es hacer las cosas correctamente por México, por un país violentado por un gobierno inepto y omiso.

Y como ellos dos, somos millones de mexicanos los que deseamos un cambio real, somos millones de mexicanos los que exigimos justicia contra el crimen y los corruptos, somos millones de mexicanos los que clamamos por igualdad y mejores empleos, somos millones de mexicanos los estamos cansados por malos gobiernos, somos millones de mexicanos los que estamos avergonzados por la incapacidad del PRI-Gobierno, somos millones de mexicanos los que estamos indignados porque nuestra clase gobernante privilegia temas electorales que temas de gobernabilidad y equidad.

Como ellos dos, somos millones los que gritamos ¡Basta!, vamos por la transformación de México.

También puedes leer:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo