Ni diablo ni santo; una charla con Julión Álvarez

Jessie Cervantes devela a Julión Álvarez después del escándalo en el que se vio envuelto por presuntos nexos con redes de lavado de dinero

Por Jessie Cervantes

Desde que llegó el mensaje a mi Whatsapp donde Julión prácticamente se despedía y nos pedía tiempo, me descontrolé. Después, al saber la noticia, lo traté de localizar por mar y tierra, obteniendo siempre la respuesta de que ‘claro que lo iba a entrevistar, pero en su momento’ y, como todo llega cuando se desea, ayer justo fue el día. Al mediodía, en el hotel Intercontinental, el ídolo de Chiapas dio la cara a algunos medios de comunicación. El motivo, dar las gracias, usar los canales de comunicación para agradecer a su público por la espera, la paciencia y por seguir apoyándolo. Está arrancando nueva gira y, por lo pronto, este fin de semana tiene un compromiso en la arena Monterrey con un show 360, que está totalmente vendido.

Julión es una persona con una energía siempre arriba, positivo, siempre alegre. De inicio es importante saber cómo está la persona, el ser humano y la respuesta inmediata fue “contento”, contento con el tiempo, la paciencia que se le ha dado para arreglar todo, nos cuenta haber dejado su casa desde los 17 años, edad en la que se puso a trabajar para ganar dinero, para invertir y para ahorrar para el futuro, pero de pronto llega esta situación y “¿cuál futuro?” afirma, “le doy gracias a Dios de que no fue un balazo, una enfermedad, tengo vida, tengo a mi padre a mi madre a mi equipo de trabajo, de ese golpe para acá he aprendido mucho a vivir, cosa que antes no valoraba”.

Sé que es muy cercano a la gente, lo he visto, se detiene siempre, es amable con todos, escucha a quien le habla esté en donde esté y en la situación que esté, siempre tiene tiempo para las personas, es directo, y ante mi comentario al respecto, dice seguir teniendo muchos amigos, en todos lados, sigue en contacto con ellos y espera pronto poder visitarlos a todos, ya que este 2018 planea recorrer el país.

Cuando le pregunto por el artista, reconoce sólo unos minutos de angustia y después de pensar las cosas fríamente, recurrir a la paciencia, dice estar tranquilo, “todo es aprendizaje”, habló con su equipo y les fue claro respecto a las consecuencias que podrían venir con lo sucedido, con lo que todos tomaron la decisión de no dejar de trabajar, tanto en los escenarios como en el estudio, están trabajando con todo y todos, viene un tema que se llama Aquí andamos de regreso, viene un disco nuevo para lo que se están preparando artes y videos, no dejan de idear para que el día que les digan “liberados” esté todo listo para seguir con todo su carrera en el mundo de la música.

De pronto le propongo un escenario donde un genio se aparece y lo regresa tres años en su vida con lo que pregunto: ¿volverías a vivir lo mismo? Y su respuesta fue “no, no me arrepiento de nada, creo en el destino, pero no me arrepiento y lo único que haría es vivir más, poner primero el vivir y disfrutar lo vivido”.
Le han ofrecido película, serie, libro, pero antes quiere aclarar, limpiar la imagen de Julión Álvarez y su norteña banda, con pruebas, con lo que requieran los gobiernos de México y Estados Unidos, van bien acatándose a los tiempos y a los procedimientos.

Al final recomienda, siempre dar gracias a Dios, “mientras haya vida hay esperanza” dice, a los problemas depende del enfoque que se les dé es la magnitud del caso y a esta vida venimos a disfrutar y a vivir, disfrute hoy.

A Julión le queda tiempo y esperar cansa, espero que la paciencia le alcance y deje todo claro para pronto verlo en la Ciudad de México, verlo y leerlo en redes y escucharlo como antes en cuanta plataforma digital estaba y hoy no existe.

También puedes leer:

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo