¿Es posible que gobiernos como los de EU y Rusia intervengan en las elecciones federales de México?

Esta situación merece toda nuestra atención ya que no sólo existe el antecedente estadounidense, existen varios casos que llaman la atención, algunos de ellos sin éxito como ocurrió en las elecciones en Francia, Austria y Alemania

Por Mariana Gómez del Campo

En el contexto internacional es ampliamente sabido cómo han ido cambiando los ejes de poder en todas las regiones, prueba de ello es, el empoderamiento que ha tenido Rusia al fortalecer su relación con países de Asia y América Latina; por otro lado, con la llegada de Donald Trump hemos podido observar un debilitamiento de la presencia internacional de los Estados Unidos debido a las posturas de su actual presidente como: abandonar tratados comerciales como ocurrió con la negociación del Acuerdo Transpacífico, o la puesta en jaque del TLCAN, así como el retiro de acuerdos multilaterales como el Acuerdo de Paris en materia ambiental o el Pacto Global de las Migraciones.

Un hecho inédito fue el apoyo de Rusia a la campaña del hoy Presidente Trump, poco a poco han salido a la luz muestras de intervenciones a través de las llamadas “Fake News” o noticias falsas, la filtración de información y el espionaje que influyeron en la derrota de Hillary Clinton. Si Rusia fue capaz de intervenir de forma determinante en la elección en EEUU, por supuesto que está en condiciones de inmiscuirse en la elección en México.

Esta situación merece toda nuestra atención ya que no sólo existe el antecedente estadounidense, existen varios casos que llaman la atención, algunos de ellos sin éxito como ocurrió en las elecciones en Francia, Austria y Alemania donde los intentos de intervención no lograron cumplir con su objetivo de manipular las elecciones presidenciales; Se dice por algunos expertos que en el caso de Cataluña la estrategia fue útil para desestabilizar a la Unión Europea a través del referéndum de independencia de España.

Las intervenciones de Rusia en diferentes naciones por su naturaleza han tenido objetivos muy claros que van desde apoyar a gobiernos que pueden simpatizar con su régimen o sencillamente desestabilizar el contexto internacional para su beneficio. Son varios los métodos y situaciones de las que se ha aprovechado para contaminar procesos electorales, según la investigación que siguen agencias del gobierno de Estados Unidos se han realizado hackeos y manipulación constante de la información que inunda las redes sociales, así como el envío masivo de correos electrónicos aparentemente firmados por líderes de opinión y reconocidos periodistas para obtener información de los electores.

México es un país altamente vulnerable a la intervención de Rusia, primero por la cercanía y relación con Estados Unidos y Canadá, en segundo lugar por las renegociación del Tratado de Libre Comercio proceso en el cual están puestos los ojos de todo el mundo ya que es un precedente para la actuación de EEUU con otros países con quienes también tiene acuerdos comerciales; tercero, por el liderazgo que ha tomado nuestro país para evitar los abusos de una dictadura como la de Venezuela  o por sus acciones contundentes como el retiro de personal diplomático de Corea del Norte; Cuarto, para nadie pasa desapercibido el contexto por el tráfico de drogas y armas que vive nuestro país y que se ha convertido en un negocio transnacional millonario. Como sea, México podría representar para Rusia un país estratégico para elevar su capacidad de negociación e influencia. El gobierno federal y el poder legislativo debemos tomar cartas en el asunto y apostar por la prevención para implementar medidas inmediatas que eviten la intervención extranjera en las elecciones de este año y a futuro también.

Algunos podrían considerar una exageración o una ficción la intervención de otros países en nuestras elecciones, pero conocimos hace unos días que en Venezuela surgieron bardas pintadas en apoyo a López Obrador haciendo mención de él como líder de una nueva “revolución mexicana”, incluso conocimos de la realización de eventos en conjunto de MORENA y la embajada venezolana. Lo cual a todas luces es alarmante, no quisiéramos imaginar que AMLO pudiese recibir incluso financiamiento desde aquel país por lo que habrá que estar atentos.

Desde el Senado, exigimos al INE y a la SEGOB acciones para blindar nuestro proceso electoral federal y los locales de cualquier tipo de intervención extranjera ya sea directa, informática, o financiera; también para que se sensibilice a la población para poder identificar posibles actos de espionaje, sabotaje, intervención o hackeo. Nuestras instituciones deben garantizar la estabilidad política y con ello la tranquilidad de las familias y el desarrollo económico del país.

México es un referente a nivel mundial, nuestro modelo electoral ha sido replicado en otros países, nuestra Credencial de Elector es una de las más modernas del mundo, ahora debemos dar muestra de estar preparados ante cualquier contingencia. Somos una nación orgullosa de nuestra tradición no intervencionista, nos hemos conducido con respeto y reconocimiento hacia las demás naciones, hemos alzado la voz cuando ha sido necesario contra los atropellos a derechos humanos y contra las dictaduras, los mexicanos nos merecemos lo mismo por ello debemos preservar nuestra vocación democrática y hacerla cada vez más sólida y transparente. En 2018 nos jugamos mucho como país, no podemos dar un paso atrás ni permitir que intereses ajenos determinen el futuro que como país nos merecemos.

También puedes leer:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo