¿Ciudadanos o políticos?

El regreso del término ciudadano ha cautivado la atención de los políticos ¿será que ya se alejaron de ellos y quieren regresar?

¿Ciudadanos o políticos?

La clase política ha comenzado a darle un uso excesivo al término “ciudadano”. Para ellos la palabra ciudadano es sinónimo de confianza y no siempre es así, no si viene de ellos. Aunque ellos mismos sean ciudadanos, el problema es que el término lo usan para un uso meramente electoral.

Los políticos se deben a los ciudadanos y ciertamente los ciudadanos necesitamos de la clase política, a pesar del hartazgo en el cual nos encontramos, sí los necesitamos y necesitamos políticos de calidad.

Disfrazarse de ciudadanos como estrategia política no es lo que esperamos en las campañas. Utilizar el nombre para una alianza o autodenominarse como tal, lejos de  crear un lazo de confianza, nos hace dudar de ellos. Nos aleja más de los políticos, de la política y del término del cual se apropiaron.

Más allá de las palabras que utilicen, lo que deseamos  es que se concentren en lo que tienen que hacer. Que sean políticos honestos y profesionales, que se alejen de las falsas promesas, de la demagogia, de la corrupción y de las mentiras.

Las campañas ya están aquí, no podemos cerrar los ojos ni taparnos los oídos. Queremos que la clase política encuentre los mejores caminos para comunicarse con nosotros los ciudadanos. Merecemos tener una época electoral que no nos llene de hartazgo ni de molestia al escuchar los mensajes de los aspirantes.

Deseamos tener un año electoral con ideas, con debates, con propuestas y análisis. Estaremos atentos a lo que digan, a lo que hagan y a cómo se comporten. Esperemos que la clase política haga mejor las cosas de lo que hasta hoy las ha hecho. Esperemos que ellos sean mejores políticos y nosotros mejores ciudadanos.

Últimas palabras

Parece que habrá tres independientes en las boletas: Margarita Zavala, Jaime Rodríguez y Armando Ríos. Ahora hay que esperar si alguno hizo trampa.

También puedes leer: