¿Es bueno o malo gastar tu dinero en viajes?

Crear un fondo de ahorro para tus viajes y experiencias es hacerte más consciente y responsable sobre cuánto quieres destinarle a ese rubro

Por Ilse Santa Rita

¿Cuál es el valor de un objeto comparado con el valor de una experiencia que nunca en tu vida vas a olvidar? Para los millennials, la elección es simple. Ellos encuentran las experiencias, como viajar, más valiosas que las posesiones materiales.

Ya he usado esta estadística antes, pero la usaré de nuevo porque es muy clara: en Estados Unidos, 3 de cada 4 millennials (definidos como las personas nacidas entre 1980 y 1996 y que ahora tienen edades de 18 a 34 años), prefieren gastar su dinero en una experiencia como un festival de música, un evento deportivo, cultural o educacional en lugar de en algún bien material, de acuerdo con una encuesta realizada en 2014 por Eventbrite titulado Millennials Fueling the Experience Economy.
¿Gastar tu dinero para irte de viaje está mal? No. El ahorro se trata de ayudarnos a cumplir nuestras metas en la vida. Se trata de dejar de gastar nuestro dinero -que mucho esfuerzo nos cuesta ganar- en cosas que no necesitamos y, en lugar de eso, usarlo en algo que sí le agregue valor a nuestra vida, que nos haga crecer y nos enseñe cosas nuevas.

Crear un fondo de ahorro específico para viajar no te hace inmaduro. No te hace inconsciente. No te convierte en un consumista despiadado sin sentimientos, despreocupado por su futuro y sin un proyecto de vida.

No.

Crear un fondo de ahorro para tus viajes y experiencias como festivales, lejos de convertirte en un consumista insaciable, lo que hará es hacerte más consciente de tu capacidad de ahorro y responsable sobre cuánto quieres destinarle a ese rubro.

Crear un fondo específico para este rubro es el primer paso para ordenar tus finanzas porque si tú mismo estableces límites de gasto evitarás poner en riesgo otras metas que también pueden ser importantes para ti en el futuro como comprarte un depa, casarte, poner un negocio.

Cuando las personas me preguntan sobre qué es más importante, ahorrar para viajar o para otra cosa yo les digo: no se trata de sacrificar un ahorro por otro. No se trata de elegir entre tus vacaciones y un retiro digno. Se trata de visualizar qué metas quieres lograr, tener visibilidad sobre cuánto estás dispuesto a ahorrar por cumplirlas y cuánto quieres destinar a cada una de esas metas.

Dejar de presupuestar tus vacaciones, tus viajes, tus conciertos y salidas con amigos no hará que dejes de gastar en ellos. El entretenimiento es una dimensión de gasto muy importante y que debes aprender a presupuestar.

Por el contrario, si sigues gastando en esas experiencias sin tener idea de cuánto de tu ingreso estás destinándole, sin ahorrar y hasta endeudándote para vivirlas, estás poniendo en riesgo otras metas futuras. Y eso sí que está mal.

Si quieres gastar para tus viajes está bien. El dinero es un medio para vivir la vida que quieres vivir y convertirte en la persona que quieres ser, pero la clave está, como ya dije, en el presupuesto. Y así como destinas una parte de tu ahorro a las experiencias, también destina otra parte a metas de largo plazo. No están peleadas.

Toma en cuenta que quizá en el futuro no tan lejano tal vez ya no solo tengas ganas de viajar sino también de fundar tu propia empresa, casarte, pagarte la maestría, poner una guardería de perros, una taquería o retirarte en la playa.

Así que si tú, como muchas personas, quieres vivir experiencias y creas un fondo de ahorro específico para vivirlas, las disfrutarás mucho más con la seguridad que te dará saber que tus planes futuros no están en riesgo y tienes tus finanzas bajo control. Ya existen apps como piggo que precisamente te ayudan a organizar y automatizar tu ahorro para que puedas lograrlo.

Si quieres empezar a ahorrar, entra a piggo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo