¿Realmente han sido confiables las encuestas electorales de los presidenciables?

Existe a nivel mundial una crisis de confiabilidad de las encuestas y las de los presidenciables en nuestro país no son la excepción

¿Realmente han sido confiables las encuestas electorales de los presidenciables?

Las encuestas son ejercicios estadísticos, su precisión depende de múltiples factores entre los que se encuentran: el rigor de las preguntas, la metodología, el prestigio de las casas encuestadoras, el tamaño de la muestra y las entidades donde se levanta esta última.

Existe a nivel mundial una crisis de confiabilidad de las encuestas y las de los presidenciables en nuestro país no son la excepción.

Recordemos que desde 2016 en diversos acontecimientos donde estuvo implicada la participación popular, las encuestas previas fallaron: procesos electorales en 12 entidades federativas en nuestro país; el referéndum sobre la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea; el referéndum en Colombia sobre los Acuerdos de paz entre el gobierno y la guerrilla de las FARC; así como las elecciones presidenciales en Estados Unidos.

Entre las causas que explican lo anterior se encuentran las siguientes: la gente percibe un contexto de incertidumbre y no responde con la verdad; las redes sociales están logrando una heterogeneidad que dificulta la clasificación de las muestras y que pone en jaque la utilización de métodos estadísticos tradicionalmente empleados por los encuestadores para construir la representatividad de las muestras.

En el mismo sentido, tiene un peso importante saber que hay mucha gente que no se contempla en una muestra, pero que se expresa en determinado sentido en una votación presidencial: los que no viven en los centros urbanos o los que no hacen uso de redes sociales, por ejemplo.

Recientemente Suasor Consultores, México Elige, Consulta Mitofsky, Buendía & Laredo, entre otras casas encuestadoras, han dado a conocer resultados sobre los presidenciables en tiempos de precampañas. A seis meses de las elecciones seguirán realizándose encuestas hasta que la ley se los permita. La precisión o no de las mismas se estará confrontando.

Es el Instituto Nacional Electoral (INE) el que realiza el ejercicio estadístico más preciso previo al resultado final de la elección, tomando datos de las actas de escrutinio y cómputo de una muestra robusta y ampliamente representativa de las casillas, al que se le domina conteo rápido.

En la jornada del 1 de julio de 2018 en donde se elegirá Presidente de la República, los ciudadanos responderemos a la pregunta que ya nos estamos haciendo desde ahora: quién queremos que nos gobierne durante los próximos seis años.

Estamos a tiempo de reflexionar en torno a las propuestas, las trayectorias, la capacidad y la experiencia de los candidatos.